Saltar al contenido

10 Ladrones de energía según el Dalai Lama

Es importante conservar nuestra vitalidad, esto puede sonar algo simple de hacer, pero la verdad es que permanentemente nos enfrentamos sin darnos cuenta a personas o situaciones que absorben nuestra energía, nos atrapan y nos dejan sin fuerzas.

En cuanto lo notamos, debemos alejarnos de estas personas lo más pronto posible, esto nos ayudará a recuperar la salud física y mental además de la tranquilidad espiritual.

Muchas situaciones que nos toca vivir a lo largo de nuestra vida, limitan nuestra energía e incluso la dilapidan. A estas situaciones se la llama “ladrones de tiempo”. ¿Cuáles son? Aquí te revelamos el misterio.

#1. Cuida tu salud: Dale prioridad a tu salud porque nada podrás lograr si tu “motor” no funciona correctamente.

Tomate un tiempo y ocúpate de tu salud. Esto es la base de todo y cuanto mejor te sientas más energía tendrás.

Si estás cansado o enfermo, la energía te abandona. Cuida tu cuerpo y tu espíritu. Los malos pensamientos pueden hacer tanto daño como la fiebre alta.

#2. Librarse de deudas: Pague sus cuentas a tiempo.  Al mismo tiempo, cobre a quien le debe o elija simplemente dejarlo ir, si es imposible cobrarles.

Las deudas generan cargas de las que debes liberarte porque sólo generan pensamientos negativos que se alojan, pesan y no te dejan avanzar.

#3. Cumplir las promesas: Es muy importante siempre cumplir con las promesas que hacemos. En caso de que no hayas podido cumplir con una promesa pregúntate qué es lo que está pasando.

Esto no debe transformarse en un hábito. Para no caer en el error de incumplir una promesa es preferible decir “no” desde el principio. Para evitar todo tipo de resentimiento o arrepentimiento, debes intentar por todos los medios cumplir con tus promesas.

#4. Delegar todo lo que puedas: Desiste de hacer las tareas que no quieras realizar porque siempre es más sano utilizar el tiempo para hacer algo que te guste hacer.

No realices tareas que alguien más podría hacer. Este tiempo recuperado implica al mismo tiempo ganar energía. Siempre que puedas, delega.

#5. Saber cuándo actuar y cuando descansar: Dese permiso para descansar si está en un momento en que lo necesita y dese permiso para actuar si el tiempo es apropiado.

Trabajar cansado no te reporta beneficios. De la misma manera, utiliza esta energía almacenada en el momento indicado.

#6. Tira, ordena, organiza: Nada consume más energía que un lugar desordenado, lleno de cosas inútiles. Clasifica tus objetos y luego de una selección detallada, deshazte de todo lo que no necesites. Un lugar limpio y ordenado te hace ganar tiempo y, por lo tanto, energía.

Todos los objetos del pasado guardan un recuerdo positivo o negativo. Limpia lo negativo y quédate con lo positivo. De esta forma te liberarás del pasado.

#7. Alejarse de personas tóxicas: Suelten a las personas que solo vienen a compartir quejas, problemas, historias desastrosas, temor y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para tirar su basura, trate de no estar en su mente.

Elige con cuidado a quienes te rodean y aléjate de las personas que te invaden con negatividad.

#8. Enfrenta tus problemas: Enfrente las situaciones tóxicas, desde rescatar a un amigo o familiar, hasta dejar de tolerar las acciones negativas de su pareja o un grupo; Tome las medidas necesarias.

#9. Acepta lo que no puedes cambiar: El hecho de aceptar situaciones que no puedes cambiar no necesariamente quiere decir que se esté resignando, sino que está dejando de invertir energía en una situación que está más allá de sus posibilidades.

Nada te impide encontrar una nueva posibilidad, pero mientras esperas; lo más sensato es aceptar la situación tal cual se presenta.

#10. Perdónalo todo: Una de las acciones más reconfortantes para la salud emocional es la virtud de saber perdonar. Siempre puedes elegir eliminar este hecho doloroso de tu memoria. ¡Esta sí que es una actitud muy poderosa!

Nada ganas aferrándote al resentimiento y a los dolores, esto te priva de una gran fuente de energía. Perdonar a los demás es difícil, pero también; es un mensaje divino y da muestra de tu sabiduría.

Libérate del resentimiento e intenta desarrollar piedad hacia el prójimo.

Todos nos identificamos con alguno de los consejos del Dalai Lama. Su sabiduría es incomparable y lo mejor de todo, es que está ahí para guiarnos y poder reflexionar acerca de lo que estamos haciendo mal.

Comentarios

menú