Saltar al contenido

3 Consejos que van a triplicar tus ventas

Hay quienes son buenos ofreciendo descripciones, promociones, ofertas, pero no son buenos ofreciéndose a ellos mismos. Así que una valiosa lección es: “Antes de vender cualquier producto, vendase a usted mismo.” Esto es: Genere empatía con el prospecto, genere confianza. Recuerde: “Si ellos le abren su corazón, después le abrirán sus bolsillos.”

La verdad es que si no sabemos vender no estás preparados para hacer negocios. Las ventas son al negocio, lo que es el oxígeno a nosotros. Sea del rubro que sea, el negocio necesita hacer ventas.

Y para ello usted debe saber que:

Tener el mejor producto ya no es suficiente.

Tener el mejor servicio ya no es suficiente.

Lo que cuenta es tener la mejor estrategia.

Buen producto + buena estrategia = ventas masivas.

Estos son algunos de los secretos mejor guardados de los vendedores de élite:

  1. Ellos se centran en establecer relaciones de largo plazo. Si queremos sembrar dinero, tenemos que sembrar amistad.
  2. Ellos se centran en captar las necesidades. Deja que ellos muestren su necesidad y luego usted les muestra la solución. Este es el resumen: si entiendes las necesidades, captas el negocio.
  3. Ellos no buscan clientes, los clientes los buscan a ellos. Existe algo que se llama Marketing de Atracción, que es lo que aplican los más grandes vendedores. La idea consiste en hacer que vendas sin vender.

Entienda que la época en la que se hacían volantes y se desplegaba una serie de estrategias para “Seducir” a la gente, han perdido efectividad. Hoy la gente está más informada, más conectada y tiene más poder. Así que el mundo de las ventas cambia constantemente y usted también debe hacerlo.  Una de las máximas es aprender a vender, porque la verdad es que, si usted no hace negocios, con usted harán negocio. Le sacas el juego al mercado o serás devorado. Vas por las grandes cuentas o tendrás que conformarte con lo que te toca.

Sin más, la mentalidad lo es todo. La mente es pura psicología.

Si la gente no se ríe de tus sueños, tus sueños no son lo suficientemente grandes.

Si usted siente que sus sueños ya no lo apasionan, que no le mueven, que no le motivan… tenga por seguro que esos no eran realmente sus sueños.

Se dice que una vez un anciano le decía a su nieto: “un verdadero sueño no es lo que tienes mientras duermes…es al revés: un verdadero sueño es lo que no te deja dormir.”

Señores, para que un sueño sea sueño, éste debe darnos algunas señales. He aquí algunas de ellas:

#1 Un sueño debe sacarnos de la cama a primera hora. Los verdaderos soñadores quieren que su día tenga 30 horas. EL problema de muchos es que no tienen un sueño, tienen sueño. El verdadero sueño provoca acción. Te saca de la cama antes de que amanezca. Se dice que los sueños producen el mismo nivel de pasión que el enamoramiento en los adolescentes.

#2 Un sueño hace que inviertas tiempo en él. La cita dice que solo crece aquello que fertilizamos. ¿Cómo quieres hacer realidad tu sueño si no lo dedicas tiempo? El sueño no requiere dinero, requiere tiempo. Dedícale tu tiempo y el sueño te mostrará el camino.

#3 Un sueño verdadero hace que el soñador se convierta en su soldado. Si tú no defiendes tu sueño, si tú no peleas por él, si tú no avanzas incluso cuando todos te han dado la espalda, lo más probable es que lo que tengas sea un mero deseo y no un sueño.

Un sueño requiere que rompamos con algo, con viejos hábitos, con viejas rutinas, con amistades toxicas.

Cuando su sueño tenga todas estas características, usted estará seguro que va en el camino correcto, entonces debe entender que el recorrido no será fácil, usted necesita ser perseverante, no doblegar ante la adversidad y ser paciente cuando las cosas no resulten como usted quiere.

Es muy importante que la persona que quiere triunfar en la vida sepa que la palabra SUEÑOS está íntimamente relacionada con la palabra LIDERAZGO. Un soñador, inevitablemente, se convertirá en líder. ¿Por qué? Porque la construcción de un sueño requiere liderazgo.

El soñador es la persona que no le tiene miedo a la soledad. El líder tampoco.

El soñador es la persona que se enfoca en avanzar, no en medirse con otros. El líder es igual.

El soñador influye en otros, porque desarrolla pasión. El líder es igual.

Un soñador es, en esencia, un HACEDOR.

Queremos que usted piense en esta cita: “la misma agua que endura un huevo, ablanda una papa.” Esto puede entenderse de muchas maneras. Una de ellas es la siguiente: Lo que asusta a unos, fortalece a otros.

Le pongo un ejemplo: Un joven quiere dedicarse a la actuación. Siente que esa es su pasión. Sueña con ser un actor de talla internacional. Pero se detiene, porque no tiene título. Quiere presentarse en los castings, pero se intimida a sí mismo preguntándose: ¿Pero me aceptaran sin título? ¿Me darán una oportunidad sin estudio? El tipo se armó de valor y se lanzó al ruedo Hoy en día, se dedica 100% a su pasión.

Recuerde al millonario hindú que decía: “Si tus sueños no te asustan no son lo suficientemente grandes”.

Gracias a Carlos Lancot

Comentarios

Latin Money

menú