Consejos y Frases

30 Cosas que debes dejar de hacerte a ti mismo

Muchas veces hemos escuchado que para empezar de nuevo hay que dejar atrás muchas cosas, inclusive amistades que, de alguna forma, nos impiden avanzar y no nos ayudan a comenzar esta transformación que de hecho es para bien.

La idea no es cambiar nuestro pasado, eso es imposible, pero si trabajamos mejor nuestro presente podremos tener un mejor futuro.

Aquí hay algunas ideas para comenzar a cambiar:

#1. Deja de poner a los demás antes que a ti. 

Deja de pensar primero en los demás, tú eres lo más importante, ten en cuenta eso. Nadie dice que no apoyes a otra persona con necesidades, solo que, sírvete tú también. Si alguna vez hubo un momento para seguir tu pasión y hacer algo que te importa, ese momento es ahora.

#2. No huyas a tus problemas. 

Alejarse de los problemas jamás será la mejor solución, debemos hacerle frente y darles una solución, de lo contrario viviremos con esta carga toda la vida. Porque ese es el propósito de vivir: enfrentar los problemas, aprender, adaptarse y resolverlos a lo largo del tiempo. Es esto lo que a la final nos hace madurar.

#3. Ya no te mientas a ti mismo. 

Puedes mentirle a cualquier otra persona del mundo, pero no puedes mentirte a ti mismo. Nuestras vidas mejoran solo cuando corremos riesgos, y la primera y más difícil posibilidad que podemos tomar es ser honestos con nosotros mismos.

#4. Aléjate de personas convenidas.

Los verdaderos amigos y las personas que en realidad te quieren y te estiman, estarán contigo en las buenas y en las malas, y sobre todo te darán tu espacio cuando así lo creas necesario. Sin embargo, ha personas que solo se acercan a nosotros por alguna conveniencia y cuando más las necesitamos se ausentan. Lo ideal es que te alejes de este tipo de personas, pues nada bueno traerán a tu vida.

#5. Deja de renegar de quien eres.

Uno de los mayores desafíos en la vida es ser uno mismo en un mundo que trata de hacer que te gusten todos los demás. Alguien siempre será más bonito, alguien siempre será más inteligente, alguien siempre será más joven, pero nunca será tú. No cambies para que la gente te quiera. Sé tú mismo y las personas adecuadas amarán a tu verdadero yo.

#6. Ya no te aferres al pasado. 

Jamás podrás tener un nuevo comienzo, si sigues mirando atrás.

#7. Deja de temer a los errores. 

Hacer algo y equivocarse es al menos diez veces más productivo que no hacer nada. Cada éxito tiene un rastro de fracasos detrás de él, y cada fracaso conduce hacia el éxito. Terminas lamentando las cosas que no hiciste mucho más que las cosas que hiciste.

#8. Deja de culparte por lo pasado. 

Podemos amar a la persona equivocada y llorar por las cosas equivocadas, pero no importa cómo vayan las cosas mal, una cosa es segura, los errores nos ayudan a encontrar a la persona y las cosas que son adecuadas para nosotros. Siempre vamos a cometer errores, tenemos luchas e incluso lamentamos cosas de nuestro pasado. Pero no es bueno andar culpándonos toda la vida, si quieres comenzar otra etapa en tu vida, deja de culparte.

#9. No compres felicidad. 

Muchas de las cosas que deseamos son caras. Pero la verdad es que las cosas que realmente nos satisfacen son totalmente gratis, tales como el amor, la risa y hacer lo que nos apasiona, todo esto te trae más felicidad que cualquier cosa material.

#10. Primero cambia tú, antes de pedírselo a los demás.

Si no estás contento con quién eres en el interior, tampoco serás feliz en una relación a largo plazo con nadie más. Primero debes crear estabilidad en tu propia vida antes de poder compartirla con otra persona.

#11. Deja la pasividad. 

No pienses demasiado o crearás un problema que ni siquiera estaba ahí en primer lugar. Evaluar situaciones y tomar medidas decisivas. No puedes cambiar lo que te niegas a confrontar. Comenzar de nuevo, te acerca a ciertos riesgos, que necesariamente tienes que afrontar.

#12. No retrocedas. 

Es obvio que sientas algo de temor, pero, este temor no debe hacerte ver las cosas de forma distorsionada, si ya tomaste la decisión, entonces estás listo, no hay marcha atrás.

#13. Deja de elegir mal. 

Debes elegir sabiamente. Es mejor estar solo que mal acompañado. No hay necesidad de apresurarse. Si algo está destinado a ser, sucederá, en el momento adecuado, con la persona adecuada y por la mejor razón. El amor no es cosa de juego, así que elige a la persona correcta.

#14. No generalices.  

En la vida te darás cuenta de que hay un propósito para todos los que conoces. Algunos te probarán, otros te usarán y otros te enseñarán. Pero lo más importante, algunos sacarán lo mejor de ti.

#15. Deja de competir con los demás.

Tú vales mucho y todo lo que sabes es fruto de tu esfuerzo. Sin embargo, tienes que reconocer que hay personas que pueden superarte, no te sientas mal por esto y trabaja para ser mejor cada día.

#16. Jamás sientas celos de los demás. 

Los celos son el arte de contar las bendiciones de alguien más en lugar de las tuyas. Mejor haz algo para tener esas bendiciones tú también.

#17. Deja de lamentarte. 

Nada ganas lamentándote, el tiempo no se puede retroceder, así que ponte a trabajar para mejorar como persona.

#18. Perdona de una buena vez. 

No vivas tu vida con odio en tu corazón. Terminarás lastimándote más que a las personas que odias. La mejor salida es perdonar.

#19. Deja de caer en provocaciones. 

Jamás caigas en provocaciones, los que buscan pelea, quieren que bajes a su nivel, no lo permitas.

#20. Deja de dar explicaciones. 

Tus amigos no lo necesitan y tus enemigos no lo creerán de todos modos. Solo haz lo que sabes en tu corazón que es correcto.

#21. Deja de hacer lo mismo siempre. 

Si ya decidiste cambiar, no es bueno retroceder. Si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás obteniendo lo que estás obteniendo. A veces necesitas distanciarte para ver las cosas claramente.

#22. No seas ingrato.

En esta vida siempre hay que ser agradecido, en primer lugar, con Dios y luego con todos aquellos que en algún momento nos dieron la mano.

#23. Deja de buscar la perfección. 

El mundo real no recompensa a los perfeccionistas, recompensa a las personas que hacen las cosas con amor, esa es la diferencia. Si buscas lo perfecto, terminarás muerto emocionalmente.

#24. No busque la salida más fácil. 

La vida no es fácil, especialmente cuando planeas lograr algo que valga la pena. No tomes la salida fácil. Haz algo extraordinario.

#25. Deja de fingir. 

Es bueno sentir algo de angustia por un momento. No siempre tiene que pretender ser fuerte, y no hay necesidad de probar constantemente que todo va bien. Tampoco debería preocuparse por lo que piensen los demás, llore si lo necesita, es saludable derramar lágrimas. Cuanto antes lo hagas, mejor, luego de ello, podrás volver a sonreír.

#26. Ya no culpes a otros por lo que te pasa. 

La medida en que puede alcanzar sus sueños depende de la medida en que asuma la responsabilidad de su vida. Cuando culpas a los demás por lo que estás pasando, niegas la responsabilidad; le das a los demás poder sobre esa parte de tu vida.

#27. No quieras agradar a todo el mundo. 

Hacerlo es imposible, e intentarlo solo te agotará. Pero hacer que una persona sonría puede cambiar el mundo. Quizás no todo el mundo, sino su mundo, ese al que solo tú puedes tener acceso.

#28. Deja las preocupaciones. 

Las preocupaciones traen tristeza, nada ganas pensando con anticipación algo que aún no ha ocurrido.

#29. Deja los pensamientos negativos. 

Solo piensa en todo lo bueno que quisieras para tu vida. El pensamiento positivo está a la vanguardia de cada gran historia de éxito. Si se despierta todas las mañanas con la idea de que algo maravilloso sucederá hoy en su vida y presta mucha atención, a menudo encontrará que tiene razón.

#30. No subestimes los pequeños momentos. 

Deja las frivolidades, disfruta de las pequeñas cosas, porque un día puedes mirar atrás y descubrir que eran grandes cosas. La mejor parte de tu vida serán los pequeños momentos que pasas sonriendo con alguien que te importa.

Previous post

9 Buenas señales de que estás en la relación correcta

Next post

Las 15 frases más sabias de Confucio

Latin Money