Saltar al contenido

4 Consejos que ofrece a los jóvenes el inversionista más exitoso de la historia

Warren Buffett, el Oráculo de Omaha, catalogado por muchos como “el maestro de las inversiones”, Buffet es conocido también por su estilo de vida austero y por sus donaciones para obras de caridad: Se calcula que ha donado más de $31 mil millones de su patrimonio personal.

Vive en Omaha, en la misma casa de 3 habitaciones que compró luego de casarse hace ya más de 50 años. Hasta hace poco manejaba su propio carro: no tenía chófer, ni tiene guardaespaldas. Pese a que es dueño de una de las compañías de Jets privados más grande del mundo, nunca viaja en uno de ellos. Por su edad, actualmente ya no maneja su carro, tampoco sale mucho de casa.

El magnate ha declarado que empezó su primer negocio a la edad de seis años: compró chicles en el almacén de su abuelo y comenzó a venderlos puerta a puerta por las cercanías de su casa. Mientras vendía una vecina le pidió uno y no el combo de cinco que él ofrecía. El niño dudó un momento, pero respondió que debía vender todo o nada. La señora, que insistía en no comprar todo el sobre, le preguntó por qué no quería romper el envoltorio. El pequeño la miró a los ojos y respondió: “Podría no vender los otros cuatro. Demasiado riesgo, señora”.

A los 11 años, según relata el propio Warren, convenció a su hermana para invertir juntos en la compra de tres acciones de bolsa a 38 dólares cada una. Después de la compra las acciones se redujeron a 27 dólares. Un temeroso pero resistente Warren esperó a que estás se recuperen y suban hasta llegar a $40 cada una para venderlas y obtener algo de ganancia. Sin embargo, pronto descubrió que había cometido un error: En apenas unos días sus acciones se dispararon a más de 200 dólares cada una. Warren, quien ha dicho que entró a la bolsa “como jugando”, recuerda en este hecho una de sus grandes lecciones. Y es que la experiencia le enseñó algunas reglas básicas de la inversión.

“Si vas invertir tienes que saber que la paciencia es una virtud. Primero, no corras. Segundo, conoce bien dónde te metes. Y tercero, ten en cuenta que cuando inviertes con dinero ajeno corres un riesgo muy alto: si pierdes vas a hacer que alguien se enfade mucho. Lo aprendí de la peor forma posible, ya que cuando el valor de CSP estaba bajo, mi hermana lo veía cada mañana en el periódico y pasaba todo el camino al colegio recordándomelo. Es una pesadilla mucho mayor que la más dura junta de accionistas”, afirma el que hoy por hoy es considerado uno de los más grandes inversionistas de la historia.

Tenía 14 años cuando compró una pequeña granja con sus ahorros provenientes de repartir periódicos. Hoy en día su compañía, Berkshire Hathaway, es dueña de muchas empresas y tiene participación mayoritaria en más de 60 grandes corporaciones.

Warren le ha dado dos reglas a sus ejecutivos:

  • Regla número 1: No perder nada del dinero de sus accionistas.
  • Regla número 2: No olvidar la regla número 1.

Ha dicho en reiteradas ocasiones que no le gusta socializar con la gente de la “alta sociedad”, y que entre sus pasatiempos favoritos cuando llega a casa están el ir a caminar, llamar a sus hijos o nietos, prepararse palomitas de maíz, ver algún buen programa de televisión y leer.

Es agudo cuando se trata de invertir. Muchos le reprocharon su negativa allá por el año 2000, cuando la red prometía un negocio jamás visto: los puntocom. Buffett fue el primero en advertir que se trataba de una burbuja, indicando que la promesa de un beneficio rápido puede acarrear muchas lágrimas en el futuro. “Mi padre me enseñó que ningún árbol, por mucho que crezca, llega hasta el cielo”.

“Dijo Balzac que detrás de cada gran fortuna subyace un crimen. Bien, pues eso no aplica a Berkshire”, explica Warren Buffett, quien es categórico al señalar que su fortuna se debe a su trabajo “sereno y firme” pero, sobre todo, a sólidos principios morales y éticos, refiriendo que lo pueden investigar y no encontrarán algún escándalo o cosa alguna por la que él se deba avergonzar.

El tipo es otro ejemplo de los grandes hombres que se hacen a sí mismos. Austero, sencillo, siempre que puede no pierde la oportunidad para ofrecer sus consejos a la gente joven. Cuando abrió su cuenta de Twitter, y bajo el tweet “Warren está en casa”, en menos de 45 minutos su perfil registró no menos de 49mil seguidores, demostrando con ello lo popular y querido que es.

Entre sus consejos más citados figuran los siguientes:

  1. Aléjese de las tarjetas de crédito e invierta en usted.
  2. La mayor sabiduría que he alcanzado me la dieron mi padre y mi abuelo, y ese es el único secreto de mi éxito. Me hablaron de la bola de nieve en la que tú tienes que convertirte. Una piedra en lo alto de una montaña, a la que se le va pegando nieve mientras baja. Así es el dinero, si recorres el camino correcto, si te diriges al tipo correcto de nieve, se te va pegando cada vez más.
  3. Hace mucho tiempo, Ben Graham me enseñó que el precio es lo que pagas y valor lo que obtienes. Hablando de calcetines o de acciones, me gusta comprar mercancía de calidad cuando está rebajada.
  4. Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo. Recuerden lo que alguien dijo: “La honestidad es un regalo muy costoso, no lo esperen de gente barata”.

Fuente: Mundo de Millonarios

Comentarios

Latin Money

menú