Consejos y Frases

7 Cambios “en su chip”, que sugieren los millonarios

Si repasamos la historia de los más grandes, veremos que tienen hábitos distintos al de la mayoría. Si quiere vivir como la minoría, no haga lo que hace la mayoría.

Aquí están los siete cambios en su cabeza que se convierten en hábitos de riqueza sugerido por los millonarios:

#1. Dejar la pereza y a trabajar muy duro.

Este hábito es el primero entre iguales. El logro de la seguridad financiera es a menudo el resultado de una diligencia constante. Todos hemos oído hablar de individuos que tropezaron con la riqueza a través de una herencia o la lotería. Estas historias son las más memorables, pero no son las más comunes.

Además de ayudarnos a crear riqueza, el trabajo duro también nos ayuda a disfrutar de la riqueza que hemos creado. Si tienes hijos, sabes que esto es verdad. Casi siempre tratarán un juguete que compraron con su propio dinero duramente ganado con más amabilidad que uno que les dio por nada.

#2. Comencemos a tener una vida modesta.

Este cambio en tu cabeza es el gran ecualizador. Una vida modesta puede producir una gran riqueza con un ingreso relativamente pequeño. En contraste, los gastos frívolos e incontrolados pueden resultar en una confusión financiera para el mejor pagado entre nosotros.

Sin embargo, más importante que permitirnos ahorrar dinero, vivir modestamente ayuda a cultivar la gratitud. Cuando nos acercamos a nuestra situación financiera con gratitud y humildad, independientemente de nuestros ingresos, lo apreciaremos más y nos resultará más fácil seguir viviendo con modestia.

#3. Tenga paciencia.

Los atajos nacidos de la impaciencia alargan el viaje. Con la riqueza, la impaciencia a menudo conduce a decisiones con graves consecuencias.

Pero asegúrese de no equiparar la paciencia con la inacción o la pasividad. En su lugar, practique el hábito de tomar decisiones a largo plazo que minimicen el riesgo y produzcan riqueza.

#4. Mucha perseverancia.

Si ganarse la libertad financiera fuera fácil, todos lo harían. El hecho es que obtener seguridad financiera requiere superar desafíos difíciles. Estos desafíos pueden venir en la forma de una pequeña disciplina diaria de hacer un seguimiento de sus gastos para pagar mejor las deudas. O su primer desafío podría ser matar al dragón de la deuda para que pueda ahorrar más tarde. Tal vez su desafío podría ser decidir qué hacer con un aumento de sueldo o una inesperada ganancia.

Sea cual sea el desafío, la perseverancia lo mantiene trabajando para lograr su objetivo final.

#5. Sea equilibrado.

Estamos constantemente bombardeados con desequilibrios en la prensa financiera. O bien los bienes raíces superan a las acciones o las acciones vencen a los bienes raíces, pero rara vez hay un equilibrio saludable de ambos. El equilibrio en todos los aspectos de nuestras vidas produce integridad de una manera que la obsesión nunca lo hará. Pero el equilibrio no significa una falta de pasión.

Por el contrario, el equilibrio en nuestras relaciones, trabajo, finanzas y otras áreas de nuestras vidas nos permite buscar la vida con pasión mientras permanecemos firmemente arraigados.

La palabra “felicidad” perdería su significado si no fuera equilibrada por la tristeza. –Carl Gustav Jung

#6. Aplicar la autoconciencia.

La autoconciencia lleva tiempo para cultivarse. Pero intente anotar un poco al final de cada día. Piense en las elecciones, grandes y pequeñas, que tomó ese día. Trate de llegar a la raíz de por qué hizo esas elecciones. ¿Cuál fue tu motivación?

Comprender qué motivó sus elecciones puede ayudarlo a cambiar las elecciones que haga mañana. Aprenderá las razones subyacentes para tomar decisiones, especialmente aquellas que sabe que no se alinean con sus objetivos a largo plazo. Esto te permitirá continuar practicando estos otros hábitos que producen riqueza.

#7. Jamás dejes de aprender.

El hábito del aprendizaje a lo largo de toda la vida nos permite mejorar nuestras carreras, inversiones y gastos, así como otras áreas de nuestras vidas.

Cuanto más envejezco, más me doy cuenta de que aprender es un proceso, no un evento. Y tan pronto como creemos que ya lo tenemos todo resuelto, surge algo que nos recuerda cuán frágil puede ser nuestra comprensión. Por lo tanto, convierta el aprendizaje en una meta diaria y sus finanzas se lo agradecerán.

Previous post

Dormirse tarde no lo hace más inteligente… lo está matando

Next post

8 Películas que usted tiene que ver si quiere ser un líder

Latin Money