Consejos y Frases

Cómo trabajar en pareja para evitar problemas de dinero

Las parejas inteligentes no pelean por dinero, lo invierten y lo multiplican juntos.

Para evitar los conflictos de dinero entre las parejas, es importante que exista una buena comunicación y confianza entre los conyugues, así como también es importante realizar un presupuesto de los gastos y saber cuáles de ellos serán asumidos por cada uno de los esposos.

Teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones evitará tener conflictos innecesarios, por favor tome nota de cada una de ellas.

Los conflictos de dinero entre las parejas se presentan…

#1. Cuando las parejas evitan hablar de ello.

Los conflictos aparecen, especialmente si nuestras posiciones difieren mucho. A los ojos del otro, la persona más despreocupada parece irresponsable y la persona más económica parece ansiosa. Todo esto da lugar a sentimientos de culpa y vergüenza entre los cónyuges.

La solución: Deben crear juntos un presupuesto, que los obligue a discutir su actual situación financiera, sus prioridades y sus objetivos. Así, la gestión del presupuesto se convierte en una responsabilidad compartida. Sobre todo, evita atribuir gastos fijos (hipotecas, por ejemplo) a un cónyuge y gastos variables (como comestibles) a otro: el que hereda los gastos variables tendría problemas para mantenerse al día con su presupuesto.

#2. Cuando las parejas viven más allá de sus medios.

La deuda es una fuente importante de estrés, que puede poner a la pareja en riesgo. Cuando apenas pueden pagar los recibos y cuentas, sienten que están trabajando únicamente para pagar sus deudas. Hay poco espacio, y dinero, para los pasatiempos de la pareja, que también tiene que lidiar con la falta de recursos financieros.

La solución: deben ajustarse a un presupuesto cada vez que exista un cambio en la situación de la pareja: por ejemplo, al comprar una casa, un cambio de salario o la llegada de un niño. Además, deben limitar las compras con tarjeta de crédito y preguntarse sobre sus hábitos de consumo.

#3. Cuando las parejas no se ponen de acuerdo en educar a los niños sobre el dinero

El dinero, como la educación de los niños, es un tema potencial de disputa. Ya no se trata solo de la gestión de ellos como pareja, sino también de los valores que desean transmitir a su descendencia. Al ceder a los caprichos de sus hijos, no solo los padres les ponen más estrés, sino que evitan que sus hijos aprendan el valor del dinero y el tiempo que gastan ganándolo.

La solución: las parejas deben establecer reglas familiares para el manejo del dinero para los niños. Por ejemplo, ¿para qué se les paga y hasta qué edad? En el caso de un gasto grande, ¿nuestro hijo adolescente tiene que asumir una parte de él? También deben pensar en cómo sus propios padres actuaron con ustedes y discutieron con nuestro cónyuge. Tan pronto como los niños razonan, alrededor de los 10 años, también se les enseña que el dinero se gana trabajando inteligentemente.

#4. Cuando las parejas ponen su dinero en una misma cuenta.

Cuando las parejas no tienen la misma forma de administrar el dinero para sus gastos personales, eso puede causar conflictos, uno tiene la impresión de que el otro hace compras inútiles con su dinero.

Piensan que es un lujo lo que quieren pagar y, además, es imprudente financieramente. Además, la cuenta conjunta podría ser embargada si uno de los socios es un mal pagador.

La solución: podrían conversar con su banco para que los dos socios alimenten una cuenta conjunta para los gastos comunes, pero cada uno lleva una cuenta personal, que podrá administrar con total autonomía.

#5. Cuando las parejas dividen los gastos por igual.

Un cónyuge siempre tendrá menos dinero que el otro. Si uno tiene que apretarse el cinturón para mantener el mismo estilo de vida que el otro, sentirá una molestia cuando es necesario evitar un gasto inesperado, la amargura puede establecerse a largo plazo, especialmente si el cónyuge que gana menos es inseguro sobre esta situación.

La solución: deben equilibrar la situación dividiendo los gastos comunes en proporción a los salarios. Por ejemplo, si uno gana 1,000 dólares y el otro gana 2,000 dólares, el ingreso total de la pareja es de 3,000 dólares. El cónyuge que gana 2,000 pagará dos tercios de los gastos del hogar, y el otro pagará el tercio restante.

Previous post

La sabiduría china en 25 frases

Next post

Así piensan los millonarios, en 20 frases

Latin Money