Mentalidad Empresarial

¡Conoce el placer de dar y ayudar a los demás desinteresadamente!

La gente exitosa siempre busca la oportunidad de ayudar a los demás. La gente que fracasa, siempre pregunta: ¿Y yo que gano? Brian Tracy.

La vida está llena de pensamientos, sentimientos y personas negativas. Pero incluso si a veces nos sentimos tentados a dejarnos llevar por toda esta negatividad, debemos reforzar todas las cosas positivas que nos hacen sentir bien con nosotros mismos. Hay muchas cosas que podemos hacer que nos traen alegría.

Hoy descubrirás uno de los mayores placeres de todos: el placer de dar y ayudar. Una acción que nos hace sentir completamente satisfechos. ¿Qué tal empezar a ponerlo en práctica?

Aprende a no esperar nada a cambio. Uno de los pensamientos y acciones más pecaminosos es dar siempre algo con la esperanza de recibir una recompensa por ello. No podemos llamarlo dar y ayudar, no recibiremos la misma gratificación como si lo hiciéramos sin esperar nada a cambio, porque en el caso de esperar, no es más que un intercambio.

¿Alguna vez has dado o realmente ayudado sin esperar nada a cambio? ¿No has sentido una sensación inexplicable de bienestar?

Reforzar esas pequeñas cosas que a veces pensamos que son insignificantes nos hará mucho más felices.

Una sonrisa para la persona en la caja del supermercado, ayudar a alguien que está sobrecargado con problemas, devolver una billetera que se cayó del bolsillo de alguien que camina delante de nosotros. Todo esto, todas las pequeñas acciones que hacemos de forma voluntaria, nos da una sensación de placer y bienestar inexplicables.

Hay un dicho que dice que “quién da más gana más”, pero esto solo sucede si la persona no quiere recibir una recompensa por eso, o no busca reciprocidad en sus acciones. Una forma desinteresada de ayudar a alguien, una manera de sentirse bien con ellos mismos y hacer que los demás se sientan bien.

Atrévete a caminar, incluso si estás descalzo, sonríe, aunque no tengas ningún motivo, para ayudar a los demás sin recibir aplausos. Tal vez le ha sucedido que usted ha ayudado a alguien que ha rechazado su ayuda, o que ha ayudado y, al final, esta ayuda ha sido en vano. Debemos observar y ver quién realmente necesita nuestra ayuda.

A las personas que rechazan rápidamente tu ayuda es mejor no insistirles.

Principalmente porque solo estas empeorando las cosas. Ayuda y da, deliberadamente, a aquellos que realmente lo necesitan. Personas que pueden ser cercanas o totalmente desconocidas.

Dar y ayudar también puede ser una excelente manera de hacer buenos amigos, interactuar con otros y encontrar personas muy especiales y hermosas. Nunca olvides que cosechas lo que sembraste un día.

Incluso si no recibe nada, el placer que siente al dar y ayudar de manera desinteresada es más que suficiente.

Además, piensa en las cosas buenas que das, las cosas buenas que haces, te darán otro tipo de recompensa mañana.

Todo lo que hacemos afecta nuestro futuro. ¿Cómo podemos quejarnos de cuán malas son nuestras vidas en el pasado cuando hemos actuado con maldad? La bondad, hacer el bien, es lo que realmente da fruto. Da sonrisas y obtendrás sonrisas, compartirás la amabilidad y serás amable.

Previous post

Así invierten los millonarios su tiempo

Next post

Los beneficios de ir a la playa

Latin Money