Consejos y Frases

Dios no da dinero, Dios da cerebro para los negocios

Un claro ejemplo de ello es Salomón, quién pudiendo pedir cualquier bien material, eligió pedir sabiduría.

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.» Hebreos 13:5

Hay muchos tipos de pecados en la Biblia que podemos cumplir. Cualquier pecado que hagamos por muy pequeño que sea, tiene un impacto en nuestra relación con Dios y nuestra relación con los demás seres humanos. Aun así, debido a su gran amor por la humanidad, Dios mismo abrió el camino o la puerta del arrepentimiento para aquellos que todavía quieren tratar de mejorar su relación con Dios a través del perdón de los pecados en el cristianismo.

El pecado que solemos hacer generalmente provendrá de cosas que son pequeñas y que están familiarizadas con nosotros, por ejemplo, el dinero. Hay varios usos del dinero según la Biblia que pueden llevarnos a caer en el pecado porque el dinero es una de las cosas mundanas que nos hacen tratar siempre de cumplir nuestros deseos más banales.

Para ayudarlo a comprender más sobre esto y para acercar nuestra relación con el Señor Jesús, comparto un poco de esta información transmitida por él mismo con usted.

#1. Dejar que la preocupación obsesiva por las necesidades materiales nos abrume. 

Hacer eso demuestra falta de confianza en Dios (“pequeñas fes”, Mateo 6:30; Lucas 12:28). A través de una ansiedad tan paralizante, nos esclavizamos al dinero (Mateo 6: 24–25) y actuamos como aquellos que están fuera de la familia de Dios.

#2. Crecer nuestra confianza en la provisión de Dios para las necesidades materiales. 

La naturaleza ofrece un recordatorio diario: si Dios provee alimento para las aves y belleza para las flores, Dios puede proveer para sus hijos, que son más valiosos para él (Mateo 6:26; Lucas 12:26). Confiar en Dios nos libera para perseguir el reino de Dios como una prioridad número uno (Mateo 6:33; Lucas 12:31).

#3. Estar agradecido a Dios por la provisión pasada de necesidades materiales. 

Dios ya sabe y se preocupa por nuestras necesidades materiales (Mateo 6:32; Lucas 12:30).

#4. Administre sabiamente las finanzas que Dios confía a nuestro cuidado, con miras al futuro. 

Jesús ordena: “Pero guardemos tesoros en el cielo” (Mateo 6:20), prestando nuestra mayor atención y ambición a lo que dura la eternidad. Jesús nos ordena que seamos “administradores fieles y sabios” (Lucas 12:42, 16: 10–12). En el momento de la muerte, daremos cuenta de nuestro uso de los recursos materiales de Dios que nos fueron prestados, como se ilustra en dos parábolas (Mat. 25: 14–30; Lucas 19: 11–27; cf. Mateo 12: 36– 37). Para dar una buena cuenta requiere una planificación sabia.

#5. Dar generosamente a los necesitados de los recursos materiales prestados por Dios. 

“Vende tus posesiones y dáselos a los pobres” (Lucas 12:33; Mateo 6: 2–4). Jesús proporciona una base para que demos ahora: “’No temas, pequeño rebaño, porque tu Padre se ha complacido en darte el reino’” (Lucas 12:32). Con una herencia tan grande garantizada, los nuevos cielos y la nueva tierra que involucran beneficios materiales e inmateriales, podemos aumentar la confianza en Dios ahora para nuestras propias necesidades materiales y aumentar nuestra generosa participación con los necesitados.

 

Previous post

La parábola que nos enseña cómo responder ante las provocaciones | El Viejo Samurái

Next post

17 Versículos bíblicos que nos alientan a ser más productivos en la vida

Latin Money

Latin Money