Mentalidad Empresarial

El dinero no te hace rico, lo que te hace rico es tu forma de pensar

A los 17 años, un muchacho que había crecido en medio de la pobreza, recibe el llamado de su padre, quien lo había abandonado cuando él tenía un año…

El padre, que tenía negocios, había tenido hijos en varios sitios, y los estaba convocando a todos para conocerlos, pedirles perdón y dejarles una herencia.

Así que a los 17 años este muchacho recibe dos camiones y una casa bien ubicada, en pleno centro de la ciudad.

¿Qué hizo este muchacho? Ni bien cumplió 18 años dijo que él ya era mayor de edad y que ya sabía lo que hacía. Así que primero vendió un camión y empezó a vivir una vida acelerada y llena de lujos. Ropa de marca, viajes, fiestas… trago para los amigos. Era el niño rico gastando a diestra y siniestra: se compró un auto y a los meses lo chocó.

La mamá le decía que estudie, pero él no hacía caso…

El resto de la familia le daba consejos, pero a él los consejos le entraban por una oreja y le salían por la otra… vivía su mundo aparte: pensaba que era millonario, que la plata le iba a durar para rato. Se veía a sí mismo como alguien suertudo.

Al tiempo vendió el otro camión… con ese dinero a duras penas le construyó la casa a su mamá. Lo demás, lo tronó en cuestión de meses.
Luego chocó con la casa que había heredado. Empezó a venderla por partes…

Cuando ese muchacho cumplió 22 años ya no tenía ni camiones, ni casa, ni dinero. Ni siquiera los amigos de los buenos tiempos. No tenía nada. Había vuelto a ser el mismo muchacho pobre que era antes de recibir la herencia.

MORALEJA: Una herencia te puede ayudar, pero no te hace rico. Jim Rohn dice: “lo valioso no es el millón de dólares que ganas, sino la persona en la que te conviertes durante el proceso…”

Por una extraña razón cuando hay pobreza mental uno no valora lo que tiene. No valora lo que recibe. Cuando por alguna razón te llega dinero y no estás preparado, la misma vida se encarga de quitarte lo que no puedes manejar.

En cambio, el rico que se hace a sí mismo, valora el dinero, no lo malgasta, sino que lo usa con inteligencia: para seguir creciendo.

Lo que te hace rico es tu mentalidad, tu carácter, ¡y eso lo vas desarrollando en el proceso!

 

Previous post

¡Las bendiciones están a tu alrededor... esperando a que las tomes!

Next post

Al pobre lo tratan como marioneta

Latin Money

Latin Money