Mentalidad Empresarial

El multinivel no es un negocio para vagos y flojos

El multinivel es un negocio como cualquier otro. Requiere entrega, dedicación, compromiso y constante entrenamiento. En muchos casos, el multinivel ha sido desprestigiado por falsos networkers que “prometen dinero mágico” vendiéndote la ilusión de que te vas a ser rico de la noche a la mañana.

“tu solo trae a dos…”

“tu entra y nosotros te vamos a ayudar”

“tu afíliate, yo voy a meter gente debajo de ti…”

“vas a ser el primero, la empresa recién está empezando.”

“estamos entrando en momentum…”

En un rápido mirar, esas expresiones resultan dañinas. Muchísimas que han empezado el multinivel con la ilusión de “apalancarse” rápido, terminaron decepcionadas. Las llevaron a conferencias y más conferencias, pero nunca vieron resultados. No hicieron negocio, sino que fueron parte del negocio de otros. Esa es la realidad de algunos, pero no invalida el modelo de negocio como tal. El modelo de negocio es válido, innovador, honesto y legítimo. Pero ha sido mal usado por muchos. Es como un auto de alta gama: hay gente que se sube a ellos y los maneja mal, los accidenta, los choca. ¿Eso quiere decir que el auto es malo? ¿O solo refleja que aquellos conductores estaban haciendo mal su trabajo?

Para que el multinivel funcione, lo que se precisa entendimiento. Primero, comprender que se trata de un modelo de negocio que, comparado con otro, es bastante joven. A pesar de que muchos lo conozcan y de que otros lo juzguen sin conocerlo a profundidad, el network marketing como profesión recién está naciendo. Atrás quedaron los tiempos en los que la promesa era “hazte rico.” Ahora la promesa tiene que ser más honesta y debe ir, más o menos, en el siguiente tono: “crea una nueva fuente de ingresos.”

¿De qué trata el negocio? Trata sobre formar organizaciones de consumo. La verdadera empresa multinivel paga a sus consumidores por llevarle a más consumidores. Le propone al consumidor ganar dinero publicitándola.  Mientras más grande sea la organización que usted forme, más grandes serán sus residuales. Pero note esa expresión: ORGANIZACIÓN DE CONSUMO. Redes de consumo. El verdadero multinivel no paga por afiliar personas, no paga por membresías, paga por la construcción de organizaciones que muevan volumen. ¿Por qué razón las personas deberían consumir un producto? Primero, porque tiene que ser un producto que ellos ya consumen. La propuesta no es que consuman algo nuevo, sino que cambien de marca. Segundo, el precio del producto no lesiona su economía. Es un precio competitivo. Tercero – y quizá más importante – que el producto sea de primera: que además de generarle una ganancia económica, le agregue valor, bien sea en su salud o en su estética.

Para construir tales organizaciones, se requiere liderazgo. Una gran capacidad de visión y de domino personal: porque pensando como empleado, no podrá construir nada. Pensando como un empresario tradicional, tampoco hará este negocio. Se requiere pensar como un líder del siglo XXI.

Imagen de portada: Foto: Hunters RaceUnsplash

Previous post

“Soy pobre pero honrado” es una de las expresiones más usada por la gente conformista y mediocre

Next post

Tienes que leer estos libros para potenciar tu mentalidad de millonario

Juan Carlos Atoche