Saltar al contenido

El peligro de hacer un negocio con mentalidad de pobreza

No puedes tener un negocio de rico, si tu mentalidad es de pobre.

Recuerdo a los adultos de mi infancia decir que el dinero era malo, que el dinero cambia a las personas. Recuerdo a mis padres pelear siempre por dinero, por deudas y compromisos que no se cumplían.

Esa era la manera subliminal como en casa nos programaron desde niños. Nuestros padres también fueron programados con el mismo PATRÓN. Y así es como se repite de generación en generación: le pasamos a nuestros hijos la raíz de la pobreza y ellos la siembran en nuestros nietos.

Alguien tiene que romper la cadena. Y ese alguien tiene que ser usted.

Cuesta mucho descubrir que mientras no cambiemos ese patrón mental del dinero, los negocios que emprendamos están destinados al fracaso. Nuestras actitudes se originan en el sub-consciente y, por tanto, debemos resolverlas EN ESE MISMO PLANO. Y esto es algo que debemos trabajar en nuestro interior.

No puedes tener una empresa de éxito si, inconscientemente, tu mentalidad es empleado.

No puedes tener un negocio de rico, si tu mentalidad es de pobre.

Si muy en el fondo tienes arraigada la idea de que el dinero es para gastar o que es un mal necesario, nunca vas a amasar las cantidades que quisieras.

Esto es un bloqueo que nos hacemos a nosotros mismos.  Al respecto, recomendamos estudiar el libro “Los Secretos de la Mente Millonaria”, el mismo que de manera sencilla le explicará cómo superar la pobreza mental.

Las secuelas de una programación mental de escasez no solo tienen que ver con el dinero, sino con todo. Los emprendedores que tienen una mentalidad de escasez tienden al egoísmo torpe, a la competencia tradicional. El empresario que tiene mentalidad de abundancia y patrones mentales de riqueza ve el dinero de forma diferente a como lo ve un comerciante cualquiera.

Comentarios

Latin Money

menú