Mentalidad Empresarial

El poder de la visión para sacar adelante un negocio

De todas las capacidades del ser humano, la capacidad mental es una de las importantes. Y dentro de la capacidad mental, la capacidad de visionar es fundamental.

Visión no es lo mismo que vista. Visión es una facultad de la mente, vista es una facultad de los ojos.  Visión es ver lo que otros no ven. Vista es ver lo que otros también ven. Visión es ver el futuro, vista es reconocer lo que hay frente a ti.  La visión se desprende del don de la imaginación, un don que todos los seres humanos poseemos. El mismo Albert Einstein, una de las mentes más brillantes de todos los tiempos, dijo: “el verdadero signo de inteligencia no es el conocimiento, sino la imaginación.” Uno de los más prominentes directores cinematográficos del siglo XX fue Alfred Hitchcock, quien dijo: “Hay algo más importante que la lógica: la imaginación.”  Y es que, con la lógica, usted puede elegir entre ir al punto A o al punto B, pero con la imaginación usted puede ir a cualquier lado.

Para triunfar en los negocios hay que tener visión. Hay que soñar. Hay que tener creatividad. La historia dice que Disney estaba inaugurando un parque de diversiones. En el estrado estaba la esposa de Walt Disney, quien para entonces ya había fallecido. Allí mismo se encontraba el hermano de Walt, quien ahora dirigía el negocio; y también estaba, como invitado especial, el alcalde de la ciudad.  Entonces los tres personajes conversaban acerca de lo importante que era este negocio para la ciudad. El alcalde estaba muy emocionado.

Señora – le dice el alcalde a la esposa de Walt- es una pena que su esposo no esté aquí para ver toda esta maravilla.

Se equivoca, señor alcalde. – dijo la mujer- Mí esposo vio todo esto, él imaginó este parque de diversiones. Gracias a que él lo visualizó, ahora nosotros podemos verlo y estamos aquí en la inauguración.

Señores, los negocios precisan visión. Creatividad. Imaginación. Ideas locas. Los grandes empresarios, sin importar su origen ni el rubro de negocio que manejen, tienen todos algo en común: son soñadores. El dinero no les limita, ni les motiva. La falta de conocimiento no es una limitación. La falta de recursos tampoco. Basta y sobra con tener una visión poderosa. Tal es el poder de la visión que incluso en el libro de libros existe un versículo que a la letra dice: “Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena.” Entiéndase que donde no hay visión, la gente no sabe qué rumbo tomar. Donde no hay visión, la gente empobrece. Donde no hay visión, la gente vive su día a día como marionetas sin rumbo.

Todas las cosas que existen, todos los negocios que se hacen, todos los viajes realizados, todo, absolutamente todo, se crea dos veces: primero en la mente, luego en el plano físico. Antes de que algo exista, hay que imaginarlo. La pregunta es: ¿qué estás imaginando? ¿Qué ves? El negocio que ahora tienes, ¿lo ves como un negocio pequeño o lo ves como un imperio en formación? ¿Ves un puesto en el mercado o ves la semilla de una cadena de tiendas? ¿Ves una marca reconocida mundialmente o solo ves un producto corriente? No es importante lo que ves frente a ti, es importante lo ves en tu mente. Incluso si dicen que sufres de locura,  incluso si te dicen “iluso”, “ilusa”, visualizar es el arte de crear.

Previous post

A Dios rogando y con el mazo dando

Next post

El ascenso y la caída del hombre más rico de todos los tiempos

Latin Money

Latin Money