Saltar al contenido

Esta es la fórmula para desarrollar su inteligencia emocional y ser un líder respetado

La inteligencia emocional es una habilidad candente para construir, y esta forma es como el combustible de cohetes para tu destreza de liderazgo. 

Hay muchas formas de salir del corazón y mostrar tu inteligencia emocional. 

Hay tantas excusas para no participar en tales prácticas. Uno de los más comunes que escucho de líderes descarriados y empresarios es que “simplemente no estoy construido de esa manera”. 

La ciencia no apoya esa afirmación. 

Un estudio de la Universidad de Cambridge (el estudio más grande jamás realizado para determinar si la capacidad de una persona para mostrar empatía y compasión depende de la genética) mostró que la capacidad para hacerlo es solo de un 10 por ciento de genética. En otras palabras, el 90 por ciento de las veces, el rasgo se puede aprender. 

Lo cual es importante debido a cuán poderosa es la empatía. Tiene una profundidad y una amplitud de impacto inconmensurables, incluso en el portador. Es lo que la convierte en la mayor forma de inteligencia emocional. 

Comprender los pensamientos y sentimientos de los demás para ayudarte a conectarte con ellos. En lugar de juzgar o etiquetar a otros, trabajas duro para ver las cosas a través de sus ojos. La empatía no significa necesariamente estar de acuerdo con el punto de vista de otra persona. Más bien, se trata de esforzarse por entender. 

Con esto en mente, aquí hay siete formas de empatía que puedes practicar para conectarte profundamente y ganar respeto: 

#1. Empatía situacional. 

Esto significa ver continuamente situaciones a través de otros ojos que no sean los suyos y evitar las reacciones instintivas. En lugar de frustrarse con un empleado que hizo una presentación, trate de entender por qué. En lugar de suponer lo peor de un empleado que llega tarde de manera crónica, comprenda la razón principal de la tardanza. 

Tienes la idea 

Cuanto más practique la empatía situacional, más se convertirá en un enfoque predeterminado para casi cualquier situación. Es la pieza central del liderazgo orientado hacia los demás. 

#2. Empatía por el impacto de tus decisiones. 

Los líderes, especialmente los empresarios, tienen que tomar decisiones de manera rápida. Tenga conocimiento de cómo sus decisiones afectan “al resto de la línea de ensamblaje”, especialmente a los más directamente afectados por la decisión. 

Algunos de los líderes más frustrantes para los que he trabajado nunca tenían en cuenta cómo sus decisiones afectarían a sus electores. Puede ser tan fácil como inscribir a otros antes de tomar una decisión o, al menos, comunicar por qué tomó la decisión que tomó y mostrar comprensión de cómo esa decisión podría tener “efectos secundarios”. 

#3. Empatía por la difícil situación de los empleados. 

Los empleados quieren aprender y crecer, hacer un trabajo significativo, ser valorados y respetados, y tener oportunidades de carrera. Si quieres ganarte la confianza y el amor de tu equipo, preocúpate por todo esto. 

Siempre he tratado de practicar el sentimiento de que la empresa existe primero para atender a sus empleados, y no al revés. 

#4. Empatía por el pasado. 

Con demasiada frecuencia he visto a nuevos líderes descarados asumir un papel de liderazgo y rápidamente comenzar a trabajar destrozando el pasado en un intento de mostrar que el futuro será más brillante. Al hacerlo, se olvidan de que la mayoría de las personas a las que se dirigen forman parte de ese pasado, algunas de ellas aún están estrechamente vinculadas a él. 

Muestre compasión enmarcando cuidadosamente cómo habla sobre el pasado, elaborando sus comentarios con respeto. 

#5. Empatía por los diferentes estilos de comunicación. 

No todos entendemos nuestras ideas de la misma manera. Al principio de mi carrera, recuerdo haber perdido la paciencia con un ingeniero que era muy meticuloso y deliberadamente lento para transmitir sus pensamientos. Del mismo modo, con una agencia de publicidad creativa que fue inconexa y rápida en la comunicación de sus ideas. 

Pero aprendí que, en el fondo, tenían cosas muy buenas que decir, si solo tuviera empatía y paciencia por sus estilos de comunicación (que diferían de los míos). 

#6. Empatía comunal. 

A los líderes empáticos les importa y son intencionales acerca de cómo se forma un equipo. ¿Se está uniendo el equipo en una unidad cohesiva? ¿A qué problemas se enfrenta? ¿Hay una personalidad destructiva en el equipo causando problemas de química? El primer paso es cuidar lo suficiente como para prestar atención a la dinámica del equipo. Luego, hay muchas maneras de crear camaradería y fortalecer el trabajo en equipo. 

#7. Empatía proyectada. 

Esto significa mostrar atención y preocupación por cómo la organización como entidad se muestra a los empleados y partes interesadas. Las compañías elegidas como “Mejores lugares para trabajar” a menudo tienen un hilo común, un esfuerzo intencional para involucrar a los empleados en los esfuerzos de alcance comunitario y tener un propósito claro de la compañía que es algo más grande que la compañía. 

En otras palabras, los líderes se preocupan por la percepción y la realidad de cómo su empresa se muestra a las partes interesadas externas, así como a sus empleados. Usted también puede. 

Aprender y mostrar empatía es un signo inequívoco de inteligencia emocional. También es simplemente inteligente. 

Comentarios

menú