Saltar al contenido

Estar sometidos al estrés nos hace perder la memoria

Es cierto: demasiado estrés puede llevar a problemas con el aprendizaje y la memoria. El estrés puede dificultar que su cerebro recupere los recuerdos existentes o forme otros nuevos.

El efecto negativo en la memoria puede ser aún más grave si el estrés persiste durante largos períodos de tiempo. Como los investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard han señalado, “el estrés está fuertemente asociado con la mala memoria”.

¿Cuándo estamos sometidos a situaciones de estrés por largos períodos de tiempo, este puede volverse crónico? ¿Qué efectos puede tener en nuestro cerebro?

El centro de operaciones de la memoria, el hipocampo, es el que más se afecta por el estrés.

Olvidar dónde hemos colocado las llaves o qué comimos el día anterior es resultado de este nivel de estrés al que estamos sujetos actualmente: ya sea a nivel personal (enfermedades, conflictos familiares), laboral (preocupaciones, presiones), o académico (calificaciones, exámenes). Cuando esta situación se prolonga durante mucho tiempo, el estrés puede ocasionar que nuestro cerebro se contraiga.

Antes, durante y después del ensayo, inspeccionaron sus cerebros utilizando pruebas de resonancia magnética y de memoria, revelando que tan solo 3 días luego de estar expuestos a estrés el hipocampo de los ratones se había disminuido en comparación con el grupo de control.

Al finalizar la prueba, después de 10 días, el hipocampo de los roedores estresados se había reducido todavía más, observando considerables diferencias en las pruebas de memoria entre los ratones estresados -que reaccionaban peor- y los que no lo estaban.

ESTRÉS AGUDO. La investigación también ha encontrado que el estrés agudo agrava la memoria. Los científicos del Instituto de Psicología Experimental en Alemania, por ejemplo, encontraron que los voluntarios sometidos a un alto estrés psicosocial agudo tenían problemas de memoria para las listas de palabras que habían memorizado el día anterior.

En un estudio publicado en la revista Life Sciences, la memoria declarativa de los voluntarios (memoria de hechos y conocimiento) se probó después de una breve exposición a un alto estrés en el laboratorio. Los investigadores señalaron:

Una relación negativa significativa entre los niveles de cortisol inducidos por el estrés y el rendimiento en la tarea de memoria, es decir, los sujetos con una respuesta de cortisol alta al factor estresante mostraron un rendimiento de la memoria más deficiente.

MEMORIA DE TRABAJO. Y si eso no fuera suficiente, otros estudios muestran que el estrés también puede dañar la memoria de trabajo, que se produce en la corteza prefrontal del cerebro. La memoria de trabajo está estrechamente asociada con la memoria a corto plazo.

Cuando tiene en mente una cantidad limitada de información y la manipula, por ejemplo, para resolver un problema, está usando su memoria de trabajo. El exceso de estrés puede afectar su capacidad para utilizar su memoria de trabajo de manera efectiva.

Comentarios

menú