Saltar al contenido

Esto es lo que debes hacer para no jugar con tu dinero

Hay muchas personas que, así como ganan, gastan. Tienen buenos trabajos, buenos negocios, pero un mal manejo de sus finanzas. El dinero en sus manos se les va como agua. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué la mayoría tiene problemas de dinero?

Uno de los mejores libros de finanzas personales dice que “no es importante cuánto ganas, sino cuánto de ese dinero que ganas se queda contigo.” En otras palabras, no se trata de cuánto recibes a fin de mes, sino cuánto de lo que recibes se queda contigo. No cuánto ingresa, sino cuánto retienes.

Señores, es hora de encargarnos de nuestro dinero. Tenemos que dejar de trabajar para pagar deudas o para vivir comprando cosas que, en el fondo, muchas veces no necesitamos.

¿Qué se necesita? Aquí un par de ideas:

#1 Objetivos claros. ¿Cuánto quiere ganar? ¿Cuánto quiere tener ahorrado y para qué fecha? ¿Cuándo quiere salir de sus deudas? ¿Qué inversiones quiere hacer? Los objetivos te dan rumbo. Establecen el camino.

#2 Disciplina. La palabra clave es PRESUPUESTO, planes. ¿Quieres hacer dinero? Tienes que aprender a colocar cada centavo en su lugar. Dice el hombre más rico de Babilonia: ” que tu lema personal sea exigir a cada moneda el 100% de su valor real.” Esto es muy simple: administra tu dinero. Respeta tu presupuesto. Aquí no hay espacio para cumplir con caprichos, aquí se tiene que cumplir con objetivos. ¿Sabe porque la gente derrocha? La gente muchas veces derrocha porque no tiene objetivos financieros, no tiene disciplina, no maneja sus emociones. Sus vacíos emocionales los cubre con gastos.

La verdad es que el tema del dinero no tiene tabúes. Todo es tan sencillo, pero al mismo tiempo tan difícil de manejar.

Algunas de las reglas que usted debe tener presente todo el tiempo son:

  • No gastar más de lo que gana. Viva por debajo de sus posibilidades. Y si eso no le gusta, mejore sus posibilidades. Esto es muy sencillo: Si quieres gastar más, primero tienes que ganar más. No te endeudes. No busques disfrutar antes de la cosecha. No empeñes tu esfuerzo, ni tu futuro.
  • Compra al contado. No hay mejor amigo que el dinero efectivo. Si no puedes comprarlo con efectivo, quiere decir que eso que quieres comprar todavía no lo mereces. Puedes usar una tarjeta de débito siempre y cuando tengas garantizado que la pagarás en el mismo mes. Si no existe esa garantía, es mejor no usar la tarjeta.
  • Págate a ti mismo primero. No es broma, aun cuando sientas que lo que actualmente no te alcanza, repasa cada uno de tus gastos, haz una auditoria a tus propias finanzas y establece la regla de oro: antes de pagarle a otros, págate a ti mismo primero. 10% de lo que llega a tus manos es para ti. Ese dinero debe ir directo a tu reserva personal.

Gracias a Carlos Lancot

Comentarios

Latin Money

menú