Saltar al contenido

Estos son los dos fatales errores que comete mucha gente pobre…

Usted nunca va a superar los problemas que se niega a reconocer. Lo primero que se le pide a un adicto a las drogas o al alcohol es que reconozca que tiene una adicción.  La gente pobre no suele reconocer su problema. La pobreza es eso: un problema. Hemos visto a personas que tienen buenos sueldos, buenos trabajos. Otros tienen negocios y les va bien. A pesar de eso, tienen problemas de dinero. No hay mucha diferencia entre la persona que gana 5 mil y a fin de mes termina sin nada, con la persona que gana 500 y a fin de mes termina igual.

La verdad es que nunca vas a superar lo que no estás dispuesto a enfrentar. Si tienes emociones de derrochador, tienes que superar esas emociones.  No ganas ninguna batalla huyendo. La gente pobre lo que hace muchas veces es vivir engañándose, diciendo “son pequeños gastos”, “a fin de mes repongo ese dinero”. Viven sin tener mucha conciencia de su realidad. La verdad duele… pero es la llave al futuro.  Si quieres avanzar hacia tus sueños, debes hacer cambios. Te va a costar, te va a doler, pero esa es la única salida.  A continuación, algunas de las mentiras más frecuentes que la gente pobre se así misma:

#1. Creen que el dinero pequeño no importa: La gente pobre vive “dándose gustitos”. Gastan en pequeños detalles para agasajarse a sí mismos. La verdad, no obstante, es que la vida no es para darse gustitos. La vida es para VIVIRSE bien. Y si usted quiere vivir bien, entonces debe aprender a administrar su dinero. Lo que haces con un centavo puede definir tu futuro. Las pequeñas cantidades sí importan, y mucho. Dice una frase: “Cuida del dinero pequeño que el dinero grande se cuida solo.” Un centavo ahorrado no te hace rico, pero si puede ser el inicio a la riqueza.

#2. Creen que todo lo pueden hacer después: la gente pobre piensa que todo lo puede hacer mañana. Ellos no mejoran hoy día, porque pueden hacerlo mañana. No toman un libro porque pueden hacerlo el fin de semana. Si son jóvenes piensan que hay que gozar la vida y que ya después pueden mejorar. La verdad, no obstante, es que las necesidades los van atrapando. Tienes hijos, los hijos crecen y necesitan dinero, el trabajo los absorbe, llegan las preocupaciones, cuando acuerdan ya son abuelos. Se hicieron viejos y nunca se hicieron ricos.  La verdad es que la riqueza no trata sobre lo que vas a hacer en el futuro, sino sobre LO QUE HACES HOY.

Fuente: Carlos Lancot

Comentarios

Latin Money

menú