Saltar al contenido

Evita juntarte con gente tóxica, tu salud lo agradecerá

Para ser felices, tenemos que ignorar a muchas personas. Tenemos que aprender a vivir y no prestar atención a las acciones, palabras y sentimientos que buscan abatirnos.

Algunas personas son simplemente conflictivas y nos molestan con sus quejas, juicios y dramas. Esto puede ser agobiante, abrumador y altamente tóxico, porque nuestro bienestar se ve afectado por la incertidumbre de sus acciones.

Es por eso que debemos evitar alimentarnos de las interacciones que consumen nuestra energía y nublan nuestra realidad. Entonces, lo primero que tienes que aprender es ignorar a ciertas personas en los momentos en que te están causando daño.

Aléjate de todo lo que te aleja de ti mismo.

Aléjate de las cosas que te causan daño, que oscurecen tu vida, que parecen siniestras. Aléjate de las personas tóxicas y tu salud te lo agradecerá. No dejes que tu mundo se desmorone.

Busca construir una vida que favorezca tu bienestar; y aunque el sufrimiento es inevitable de vez en cuando y debemos aceptarlo, es esencial que sepamos cómo manejarlo. A veces tienes que abrazar a tus demonios para que parezcan menos malos.

No olvides que tenemos que desahogarnos de vez en cuando. La mente, como el cuerpo, debe desintoxicarse de los radicales libres, las emociones negativas, los pasados ​​conflictivos y las personas inestables.

Deja ir tu sufrimiento

Decir adiós al sufrimiento puede ser una tarea difícil, pero a veces es importante detener y restablecer sus prioridades. Debes tratar de liberarte de las emociones dolorosas, las malsanas que te atormentan y te impiden evolucionar.

Como dijo una vez Epíteto, “Lo que altera las mentes de los hombres no son los eventos sino sus juicios sobre los eventos”.  Por eso es importante saber cómo identificar, expresar y valorar estratégicamente nuestras emociones. Veremos más sobre esto a continuación:

#1. Expresando nuestros sentimientos y emociones.

A menudo se dice que a veces no necesitamos una mente brillante para hablar con nosotros, solo necesitamos un corazón paciente para escucharnos. Nuestras emociones estaban destinadas a ser experimentadas, por lo que mantenerlas alejadas del miedo solo empañará nuestra realidad. Por ejemplo, si acumulamos tristeza, terminamos facilitando el desarrollo de la depresión.

#2. Analizar las creencias que sostienen emociones dolorosas.

Es normal preocuparse por hacerlo bien en la escuela, pero no podemos insistir en nuestros errores, porque todo lo que haremos es aumentar los sentimientos negativos. No hay peor tormento que el que se forma en tu cabeza.

Pensar “es terrible que nuestro hijo se haya ido de casa”, no es lo mismo que pensar” aunque estamos tristes de que se haya ido, es normal que lo haya hecho”.  Lo primero favorece el desarrollo de la ansiedad y la depresión.

Podemos moldear este tipo de razonamiento a diferentes emociones. De esta manera, tenemos que luchar para evitar la vergüenza, pero no la decepción; para eliminar la culpa, pero no el remordimiento; y para deshacernos de nuestra ira, pero no de nuestra ira.

#3. Transformar, liberar y purificar esos sentimientos y emociones.

Simplemente analizar nuestras emociones y sentimientos no es suficiente; También debemos explorar lo que se esconde detrás de ellos. Esta es la única manera de liberarnos. Un poco de locura puede permanecer inevitablemente en nuestras emociones y pensamientos, pero tenemos que entender que no debemos alimentarnos de ello.

No dejes escapar a las personas que hacen que tu mundo sea hermoso.

No dejes que las personas que hacen que tu mundo sea hermoso te dejen. En cambio, dejen que los que quitan la belleza se vayan. Guarda todo y todos los que te ayuden y te hagan una mejor persona.

El sufrimiento, las dificultades duraderas y el sacrificio de su vida no lo validan como ser humano ni lo mejoran; Simplemente te sentirás atormentado y malgastado. Rodearte de personas negativas oscurecerá todo lo que brilla dentro de ti.

Protege y enriquece tu vida con relaciones que sostengan tu bienestar, y hazlo siempre con sinceridad, amor y respeto. Mantenga su puerta abierta a la gente buena e ignore todo lo que le hace caer. Tu salud te lo agradecerá.

Gracias a La Mente es Maravillosa

Comentarios

menú