Historias y Reflexiones

La flor más hermosa de todas es la honestidad

“El hombre honesto es siempre pacífico, igual a sí mismo, sereno y tranquilo. Las personas deshonestas viven en problemas, y las preocupaciones secretas devoran sus corazones”. – Confucio.

Concepto según la RAE.

Según la “Real Academia Española” nos dice que la honestidad, es la cualidad de ser honesto. Por lo tanto, la palabra hace referencia a aquel que es decente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto u honrado.

¿Actuamos con honestidad en todas las situaciones?

Para un empresario que quiere llegar a ser exitoso a como dé lugar, probablemente tenga que evadir ciertas características honestas en su accionar. Por ejemplo, no presentará los balances correctos de su empresa ante la administración tributaria. Y es por queque creen que esta es la mejor forma de hacer las cosas, la más rápida y la que más les beneficia a ellos.

Así como el empresario del ejemplo anterior, también existen jóvenes estudiantes que copian en los exámenes, personas que se encuentran una billetera en la calle y se quedan con ella (y con el dinero), en lugar de devolverlas.

Estas actitudes son aprendidas durante la infancia y en el transcurso de sus vidas, tal vez lo aprendiste de tus padres y las personas de tu entorno, tanto así, que ya lo ven como algo normal.

Ser honesto tiene sus ventajas, así que para ilustrar un poco sobre la verdadera honestidad le dejamos la siguiente historia de reflexión de la cultura China, que te dejará un mensaje positivo con respecto a ser honesto en la v ida.

La Flor más hermosa de todas.

“Se dice que alrededor del 250 aC en la antigua China, un príncipe de la región norte del país, en vísperas de ser coronado emperador, tenía que casarse de acuerdo con la ley.

Sabiendo esto, decidió “probar” las doncellas de la corte o cualquiera que fuera digno de esta propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todos los contendientes y los desafiaría.

Una anciana, sirvienta del palacio durante muchos años, escuchando los comentarios sobre los preparativos, sintió una leve tristeza, porque sabe que su pequeña hija siente un gran amor por el príncipe.

Al llegar a casa y después de contarle la historia a su pequeña hija, se sorprende al saber que quería ir a la ceremonia y le preguntó, incrédula:

– Hija mía, ¿qué vas a hacer allí? Estas son todas las chicas más bellas y ricas de la corte. Quítate esa idea estúpida. Sé que sufres mucho, pero el sufrimiento no se vuelve loco.

Y la niña responde:

– No, querida madre, no estoy sufriendo y menos loca. Sé que no puedo ser elegido, pero tendré la oportunidad de estar al menos unos momentos cerca del príncipe, lo que ya me hace muy feliz.

La tarde de la ceremonia, en el palacio, estaban, por lo tanto, todas las chicas hermosas y ricas, adornadas con finos productos de seda, las joyas más hermosas y las intenciones más decididas. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío:

– Daré una semilla a cada uno de ustedes. Uno de ustedes que, dentro de seis meses, me traerá la flor más bella, será elegida mi esposa y futura emperatriz de China.

La propuesta del príncipe no ha fallado en la profundidad de las tradiciones de las personas, que valoran el conocimiento de “cultivar” algo, ya sean tradiciones, amistad, etc. …

El tiempo pasa y la dulce niña, que no tenía muchas habilidades en el arte de la jardinería, cuida con gran paciencia y ternura su semilla. Como sabía que si la belleza de la flor se presentaba con la misma profundidad que su amor, no tenía que preocuparse por el resultado.

Han pasado tres meses y la semilla aún no ha brotado. La niña lo intentó todo, usando todos los métodos que conocía, pero nada creció. Día tras día, ella concibió su sueño un poco más distante, pero su amor es cada vez más profundo.

Finalmente, los seis meses han pasado y nada ha crecido. Consciente de su esfuerzo y devoción, la niña le anuncia a su madre que, independientemente de las circunstancias, regresará al palacio. Ya que aspira a nada más que unos pocos minutos más en compañía del príncipe.

Y cuando llega el momento, ella está allí; su pote vacío, entre todos los demás contendientes, cada uno con flores, todos más hermosos que los otros, de variadas formas y colores.

Ella era contemplativa, nunca había visto una escena tan hermosa.

El momento tan esperado llega, y el príncipe mira a cada una de las contendientes con gran cuidado y atención. Después de haber pasado todo, una por una, el príncipe anuncia el resultado y muestra a su bella y futura esposa.

Los invitados se sintieron ofendidos por la elección del príncipe. Nadie entendía por qué había elegido a la que no había cultivado nada.

– Entonces, el príncipe explica con calma:

– Ella fue la única que “cultivó” la flor que la hace digna de convertirse en emperatriz. “La flor de la honestidad”, porque todas las semillas que se distribuyeron fueron estériles”.

Previous post

Así es como invierten los ricos para seguir siendo ricos

Next post

La sabiduría Zanshin te ayuda a conseguir todo lo que te propones

Latin Money

Latin Money