Historias y Reflexiones

La importancia de pensar en uno mismo primero

Todo empieza por unos mismo, los verdaderos cambios son de adentro hacia afuera.

Usualmente las personas que se preocupan en ellas mismas, tienden a ser tildadas de egoístas y hasta cierto punto de vanidosas.

Para poder amar a tu prójimo, primero deberás amarte a ti mismo. ¿Cómo puede una persona querer a alguien más, si ni siquiera se preocupa por su propio bienestar?

Entonces, ¿Por qué es importante pensar en uno mismo?

Si bien la sociedad actual nos hace vivir a diario a un ritmo frenético, a veces puede ser fácil olvidarnos de nosotros mismos, cuando el tiempo que tenemos tiene que dividirse entre la vida personal, la vida familiar y el trabajo.

Sin embargo, es aún más importante pensar en ti mismo cuando nuestras vidas son intensas. Por lo tanto, es esencial encontrar este momento, precioso, para relajarse, encontrar armonía y paz interior, y recuperar conciencia de nuestro potencial y nuestras capacidades. De hecho, al abrir nuestros ojos a lo que somos, lo que valemos y lo que queremos, podemos aportar algo positivo a nuestro entorno.

¿Cómo debo pensar en mí mismo en bien de los demás?

Aunque no siempre es fácil alejarse de los horarios ocupados, es bastante factible acordar, incluso una vez por semana, una o dos horas de atención, por ejemplo, pasar el tiempo en una peluquería, salón de masajes, SPA, meditación o deportes, o lo que más nos guste hacer.

A menos que opte por actividades creativas o intelectuales, sino también por diversas actividades de ocio como ir al cine, leer un libro, hacer alguna manualidad (bricolaje, jardinería). En cualquier caso, el tiempo que uno se da, permite que uno se encuentre y se vuelva a poner de pie, y luego pensar mejor en los demás.

Finalmente.

Es cierto que este enfoque puede parecer, a los ojos de algunos, como una actitud egoísta. Son estas observaciones las que pueden inhibir los intentos de algunas personas. El ejemplo de las madres es revelador. Una madre que elige cuidar a sus hijos todavía es vista con demasiada frecuencia como una persona “sensible al tiempo”.

Entre las diferentes tareas diarias, suelen tener muy poco tiempo libre. Sin embargo, es esencial no sentirse culpable y pensar en uno mismo, esto hará que te sientas bien, y al mismo tiempo estarás más predispuesto a ayudar a los demás.

Previous post

14 Lecciones de vida para los jóvenes

Next post

10 Pautas para pasar de jefe a líder

Latin Money

Latin Money