Mentalidad Empresarial

La pobreza no empieza con una deuda, sino con tu mentalidad

La pobreza no empieza con una deuda, no empieza con la falta de empleo, no empieza con el aumento de precios… empieza con una actitud, con un pensamiento, con una imagen mental.

Una mujer pasaba por una tienda de ropa. Inmediatamente observó que un letrero decía: “oferta irresistible.” Más adelante los letreros decían: “precios de infarto.” “Por única vez, precios de locura.” En su cartera la mujer portaba una tarjeta de crédito y entonces escuchaba que en su mente una vocecita le decía: “mira esos zapatos son hermosos… cómpralos.” “Esa cartera te queda súper bien, aprovecha y llévatela…” De pronto la mujer empezó a librar una batalla mental: dos pensamientos pugnaban.

Un pensamiento era el Sr. Gasto y otro pensamiento era el Sr. Ahorro. Uno de ellos decía “compra, apr ovecha la oferta.” Y el otro Sr. le decía: “no lo necesitas.”

Señores, a veces la gente vive una falsa sensación de progreso. Se endeudan por cosas que, en realidad, no necesitan. Ellos creen que están “aprovechando” una oferta… En realidad, las ofertas nunca se acaban. Ofertas hay en enero, en febrero, en marzo, en abril y en el resto del año.

Ofertas hay desde antes que usted naciera y seguirán existiendo. La mente del pobre está diseñada para eso: para aprovechar ofertas, promociones, descuentos, pero no para aprovechar su dinero, su tiempo.

Dicen que la magia de la vida no es llenarse de cosas, sino de experiencias, historias.

Prosperar es vivir sin deudas,

Prosperar es vivir libre de “la necesidad de comprar cosas para sentirse bien”,

Eleve su actitud, mejore su perspectiva: usted no ha nacido para comprar un par de zapatos, ha nacido para cumplir sueños. Viaje. Viva en primera. Logre su libertad.

¡Alto el pensamiento!

Previous post

Los ganadores no compiten, los ganadores crean

Next post

Si quieres hacerte rico, aprende esta lección de los rinocerontes

Juan Carlos Atoche

Juan Carlos Atoche