Mentalidad Empresarial

La poderosa fórmula de los visionarios

Los visionarios ven lo que otros no ven, ven con la mente.

Una niña pequeña estaba en un barco de crucero, y ella y su padre estaban parados en la cubierta del barco. Era un día muy hermoso y muy claro, y el aire estaba fresco, soplando suavemente. La pequeña niña, parándose de puntas, le dijo a su papá, “No puedo ver nada”. El padre la levantó y la puso sobre sus hombros, de tal manera que ella pudiera estar por encima de todas las demás personas que se encontraban en la cubierta, y que pudiera ver todo lo que pasaba alrededor de ella. “¡Papi!” ella exclamó. “¡Yo puedo ver mucho más lejos de lo que mis ojos pueden mirar!

Esa pequeña historia es de Myles Munroe, y busca ilustrar el poder de la visión. Dicen que una persona sube su nivel ve más lejos. “Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”, decía el gran Isaac Newton.

Así que la pregunta que ahora mismo debe hacerse usted es la siguiente: ¿Sobre quién me estoy apoyando? ¿A los hombros de quién me estoy subiendo? Si quieres llegar lejos, súbete a un carro de alta gama. Aquel es un aspecto importante para estimular la visión: apalancarse en otros para ver más lejos.  Pongamos un ejemplo: Una señora está expandiendo una cadena de restaurantes en zonas de clase media baja. Ese es su mercado. Ahora ya va por su tercer local y el negocio pinta bien. Entonces ella, cada cierto tiempo, se da su vuelta por algunos de los restaurantes más exclusivos de su país para ver qué han innovado y para, a partir de allí, ella innovar. Ella no copia, pero si se inspira para CREAR.

Otro de los aspectos importantes acerca de la visión es empezar a cultivar el hábito de ver justo allí donde otros no ven nada. Los visionarios viven en el futuro. Un señor que se dedica a la construcción de edificios y casas tiene por manía andar mirando propiedades en venta. Calle que camina, es calle observa casi de modo automático para encontrar alguna propiedad en venta. Aunque no compra todo lo que ve, es un ejercicio de estimulación financiera. El tipo ve una propiedad arruinada en la esquina de un pueblo joven, y exclama: “en cinco años esto va a ser boom…esa casa está bien ubicada.

Aquí puede funcionar esto y aquello…” El hombre empieza a soñar, a crear, a visionar. Los visionarios ven una propiedad y justo allí donde otros ven un terreno desolado, una casa abandonada o vieja, ellos ven un condominio, una clínica, un colegio, una casa remodelada. Los visionarios crean justo donde otros se quejan. Ellos ven las cosas no por lo que son, sino POR LO QUE PUEDEN LLEGAR A SER. No ven el estado actual, sino EL POTENCIAL.

Imagen de portada: Ismael Jorda / Shutterstock

Previous post

Si quieres superar la pobreza deja de dar lástima

Next post

Las lecciones de liderazgo de Jesús

Latin Money

Latin Money