Consejos y Frases

La sangre nos hace parientes, pero la lealtad nos convierte en familia

La lealtad nos hace familia.

¿Quiénes son nuestros verdaderos familiares?

Según nuestras creencias, son aquellos que llevan nuestra misma sangre o nuestro mismo ADN.

Al nacer, somos incluidos dentro de un núcleo familiar, junto con nuestros padres, hermanos mayores, abuelos, tíos y primos.

Este vínculo familiar está conectado biológicamente. Comenzamos a crecer y a adquirir patrones conductuales según el entorno en el cual estemos viviendo.

Escuchar a nuestros padres decir, dale un beso al abuelo, saluda a tus tíos, abraza a tus primos, son situaciones por las que todos en algún momento hemos pasado.

¿Deberíamos sentir amor incondicional solo por tratarse del hecho de ser familiares?

No todas las familias sienten ese amor entre sus integrantes.

Es aquí donde recuerdo una frase de mi padre que decía: “Hay hermanos que no son amigos, pero, existen amigos que son como hermanos”.

No todos los hermanos sienten esa misma afección, hay casos en los cuales los hermanos se odian o se están disputando herencias, parejas y hasta el amor de los mismos padres.

Es en estas situaciones donde finalmente analizamos las cosas y podemos deducir que el hecho de tener la misma sangre no te garantiza sentimientos de amor.

¿Se puede querer más a un extraño, que a un familiar?

Esto ocurre muy a menudo, cuando encuentras, por ejemplo, a una pareja que te respeta, te ama y te valora, sientes un vínculo inmediato, por que sientes que esta persona te es leal.

Lo mismo pasa con un buen amigo, cuando está a tu lado en todo momento, cuando se presentan los problemas muchas veces está ahí incondicionalmente, tratando de levantarte el ánimo, cosa que muchas veces ni la misma familia lo hace.

Solo en estos casos podríamos decir que, sí se puede sentir amor y hasta un vínculo con la persona, no siendo necesario que lleve tu sangre ni tus genes.

La lealtad nos convierte en familia, por supuesto que sí, sino, mira a tus padres, fueron personas extrañas hasta que se conocieron, se amaron y decidieron formar un hogar, de donde finalmente saliste.

Dependerá mucho de la familia, de los padres, de los abuelos, crear un vínculo familiar muy fuerte para que esta situación cambie.

Previous post

El poema de Frida Kahlo que todas las mujeres deberían leer

Next post

La verdadera historia de Jordan Belfort detrás de la película “El Lobo de Wall Street”

Latin Money

Latin Money