Mentalidad Empresarial

La verdadera clave para atraer dinero

Hay personas que quieren riqueza, pero no saben qué hacer con el dinero. El dinero se les hace agua en las manos. Y esto es quizá de las primeras lecciones que tenemos que aprender porque si usted no sabe utilizar el dinero, usted nunca va a prosperar. 

Y no se trata de tener grandes cantidades, sino de empezar a ponerle inteligencia al dinero que ahora manejamos. Dice una frase que “cien dólares manejados con sabiduría hacen más que mil manejados con negligencia.” A este respecto conviene recordar que la riqueza siempre se hace de menos a más. En la Biblia, en el libro de Mateo (en la parábola de los talentos) una de las lecciones dice: “porque sobre poco has sido fiel sobre mucho te pondré.” La palabra clave es PREPARACIÓN. Empiece por usted: empiece a prepararse para manejar el dinero del que aún no dispone, pero que ya está en camino para usted.

Dice que los millonarios se preparan para manejar los millones que aún no tienen. Por eso son millonarios. En cambio, hay otros que tienen el enfoque equivocado: se preparan para manejar los problemas que aún no tienen. Entonces la diferencia es notable porque algunos se preparan para la riqueza, y otros se preparan para la escasez. Así que con los temas de la riqueza no hay muchos secretos: si usted quiere riqueza, prepárese para la riqueza.

Tengo una pequeña historia que ilustra la idea de que, si quieres riqueza, el dinero te tiene que encontrar preparado. Dice que un muchacho estuvo en la armada de su país y entonces, sin razón alguna, fue despedido de la noche a la mañana. El muchacho interpuso una denuncia por despido arbitrario y la justicia le dio la razón. La Armada lo indemnizó con 30 mil dólares, un monto que para algunos seguramente es mucho dinero y para otros es poco, según el cristal con el que se le mire. El punto es que éste muchacho, con 30 años, se encontró con este dinero y no sabía qué hacer. No sabía en qué invertir, qué negocio hacer. Además, como su IQ financiero era realmente bajo, 30 mil dólares le parecían bastante dinero. Él estaba acostumbrado a un sueldo y nunca había visto tanta plata junta, además nunca había tenido a su disposición esas cantidades. El tipo se confió, se compró un carro para hacer taxi, lo dio en alquiler, a las semanas el chófer chocó el carro, y el automóvil en lugar de ser un activo se convirtió en un pasivo. Además, con esto de las aplicaciones, el taxi no le era tan buen negocio.

En paralelo el muchacho empezó a tomar. Tragos y más tragos, y pum…los 30 mil dólares volaron. Hoy día este muchacho no tiene carro, no tiene los 30 mil dólares, y está a un paso de convertirse en alcohólico.

Alguien preparado, manejando el dinero sabiamente, pudo hacer de esos 30 mil dólares las semillas de un imperio. Así que no esperes tener dinero para prepararte, prepárate para tener dinero. Porque la riqueza no es un accidente, no es suerte. Es preparación y esfuerzo. Así que, ante todo, preparación. Dice en proverbios: “Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale adquirir inteligencia que plata.”

Previous post

Paga con amor, nunca con dolor

Next post

Si quieres superar la pobreza deja de dar lástima

Latin Money

Latin Money