Consejos y Frases

Las 3 creencias que alimentan la pobreza mental

La pobreza y la riqueza, son estados mentales, más nada.

Estas ideas o concepciones de la vida se consideran “creencias “y se consideran como verdades, pero sin pruebas. Se forjan durante nuestras experiencias de vida, a menudo en la infancia, y tendemos a generalizarlas a todas nuestras experiencias posteriores.

Luego se programan, se convierten en reflejos, sin siquiera darse cuenta. A menudo hablamos de “programación” porque es como un software programado que creemos ciertas “verdades” y continuamos actuando y reaccionando desde ellas.

Lo que es problemático es cuando estas “reglas”, que aplicamos sin pensar, nos hacen fallar: sufrimos las falsas creencias que parecen gobernar nuestras vidas en contra de nuestra voluntad. “No es mi culpa, es más fuerte que yo”. Nos encontramos encerrados en una prisión mental que nosotros mismos hemos creado.

Estas son las 3 creencias que alimentan la pobreza mental:

#1: “El dinero es malo, el dinero es sucio”.

Muchos de nosotros hemos estado acostumbrados a considerar el dinero como una “cosa sucia” y a los ricos como explotadores de la humanidad. Esta actitud nos condena a establecer una mala relación con el dinero y, por lo tanto, con la gestión de nuestra energía personal.

En sí mismo, el dinero no es ni bueno ni malo, no es más que un pedazo de papel. Es más bien la energía con la que administramos nuestras finanzas lo que determina si el dinero es bueno o malo. Ciertamente, el dinero ganado a expensas de otros está sucio. Pero si el dinero es parte de un intercambio que es favorable para las personas y se usa de manera consciente, se carga con energía positiva.

#2. “Los ricos deberían repartir su dinero a todos los pobres”.

No te vayas por lo fácil, si quieres hacerte rico, no dejes que las emociones te arrastren a este pensamiento pobre. Eres tú el que debes mejorar y tener la responsabilidad de lo que cosechas.

#3: “El dinero no es importante”.

Cuando alguien dice: “El dinero no es importante para mí” o “No lo hago por dinero”. Las personas que han ganado su dinero y creado riqueza entienden la importancia del dinero. Nunca dirían que el dinero no es importante. Las personas que han heredado la riqueza y viven del trabajo duro de otra persona, a menudo no entienden la importancia del dinero: saber cómo gastarlo, pero no cómo hacerlo. El dinero es lo que paga por nuestra comida, ropa, transporte, educación, atención médica y vivienda. ¿Cómo podría no ser importante?

Previous post

Las 2 cualidades que todo millonario posee

Next post

Lo que todo millonario debe saber a la hora de hacer dinero

Latin Money

Latin Money