Desarrollo Personal

¡Las bendiciones están a tu alrededor… esperando a que las tomes!

No todo lo que te ocurre es bueno, pero tienes la capacidad para ver lo bueno en todo lo que te ocurre.

Un muchacho trabajaba en un hotel. De pronto se equivocó en una cosa y el patrón, molesto, lo despidió.

Mira, muchacho. – le dijo el patrón, ya no me sirves. Mejor quedemos como amigos y búscate otra chamba.

Y entonces, lo botó, así, sin pena ni gloria.

El muchacho estaba triste, caminando por la calle sin rumbo. Ni siquiera tenía techo porque, en realidad, él dormía en un cuarto allí en el hotel mismo.

Camine y camine, sin saber a dónde ir, ni qué hacer. Llamó a su prima y la prima le dice “vente a trabajar conmigo, yo estoy vendiendo playeras, te doy tu comisión y tu comida. Por mientras te puedes quedar en mi casa.”

Y así lo hizo…

De pronto el empleado que había sido despedido se encontraba vendiendo playeras… y ahora no había otra opción, más que vender o vender. Si no vendía, no ganaba. Allí no había sueldo, no había horario…todo estaba en sus manos. Pero el muchacho tenía la voluntad, así que paso a paso fue aprendiendo y le cogió gusto al negocio. Ahora lo dominaba al revés y al derecho.

Ahorraba su plata, y de vendedor ambulante, pasó a tener su tienda. Luego exportador. Ahora es un gigante del mundo textil…

Todo eso ha tomado tiempo, no ha sido en un abrir y cerrar de ojos. Pero si te das cuenta, todo empezó cuando lo despidieron…

Si tienes una mente pobre, verás el despido como una tragedia. Si piensas en riqueza, lo verás como una nueva oportunidad…

SI te estás separando de una relación toxica, puedes verlo como un fracaso o como la oportunidad para volver a empezar ahora con sabiduría.

Si tienes una deuda, puedes verlo como el final, como una carga, como un problema… o puedes verlo como la oportunidad para relanzarte, para rehacerte, para ponerte a prueba.

Situaciones difíciles sacan lo mejor de ti… o lo peor. ¡Tú decides!

 

Previous post

La pobreza NO se combate con dinero, sino con mentalidad

Next post

El dinero no te hace rico, lo que te hace rico es tu forma de pensar

Latin Money

Latin Money