Desarrollo Personal

Las lecciones de liderazgo de Jesús

Una cátedra de liderazgo, del maestro de maestros.

Lo que sabemos es que Jesús vivió hace más de dos mil años y, sin embargo, sigue sumando seguidores. Peter Drucker decía que la prueba de que alguien es líder es que tiene seguidores. Si alguien dice que es líder pero no lo sigue ni su sombra, entonces estamos ante alguien que fanfarronea. Y para que existan seguidores, debe existir influencia. Eso es liderazgo.

Un líder no se especializa en “hacer cosas”, un líder se especializa en crear el futuro y formar equipos. Los equipos son integrados por personas, no por objetos. Los objetos, los muebles y la tecnología, son herramientas al servicio del equipo. Por tanto, si en algo debe especializarse un líder es saber hacer equipos. Le llamamos a eso el arte de influir en las personas.

Escuché decir que el acto más grande de liderazgo es lo que pasa en tu ausencia. Si el liderazgo muere con el líder, ese fue un mal líder. La visión no puede acabar con el soñador. Por eso los líderes, los verdaderos líderes, no invierten en construcciones físicas. Jesús nunca construyó un edificio. Ellos invierten en las personas. ¿Por qué? El Dr. Munroe lo explicó muy bien: “Porque éxito sin alguien que te suceda, es fracaso.” Los líderes construyen espacios para que el liderazgo de su gente florezca. Por eso el liderazgo es más importante que el líder. Estudien a Jesús, el líder más grande de todos los tiempos. Escuchen sus palabras en Juan 16-7: “Es mejor para vosotros que yo me vaya…”

Señores, la ausencia del líder es la grandeza del equipo. ¿Qué pasa con tu negocio si tú te vas? ¿Crece o se viene abajo? ¿Qué pasa con tu equipo de red de mercadeo si tú ahora mismo te detienes? ¿El negocio crece o se paraliza?

Como todos sabemos, Jesús de Nazareth vivió hace más de dos mil años, pero aún se sigue hablando y escribiendo sobre él. Todos los días Jesús suma detractores y admiradores. Es un líder que no pasa por inadvertido. Gran parte de su secreto se debe a la gran capacidad para armar un equipo…quizá muchos no lo sepan, pero su equipo, conformado por los doce apóstoles, era un equipo muy completo: había uno de ellos que era médico, otro pescador, otro el tesorero.

Cada uno de esos doce personajes era muy competente en un área. Hombres doctos en sus respectivos campos, capaces de dar a su líder el respaldo y soporte necesario para la construcción de un legado. Ahora bien, las preguntas que usted se debe hacer son las siguientes: ¿Quiénes conforman su equipo? ¿Tú eres el más inteligente entre ellos?

Previous post

La poderosa fórmula de los visionarios

Next post

Magistrales lecciones financieras de Jesús | Mike Murdock

Latin Money

Latin Money