Mentalidad Empresarial

Las mejores ideas surgen en tiempos de crisis

Cómo decía Einstein: “La creatividad nace de la angustia”.

Muchas veces nos encontramos en medio de situaciones que nos exigen un alto nivel de creatividad. Pensamos y pensamos, pero nada. Hacemos esfuerzos por dar con soluciones ingeniosas, pero nada. La pregunta es: ¿De dónde surgen las ideas creativas? ¿De dónde surge la innovación? Para mucha gente las mejores ideas han surgido en medio de distracciones, para otros, más bien, las grandes ideas fueron el resultado de todo un proceso.

El creador de Uber comentó que la idea de crear un aplicativo que le permita a cualquier usuario solicitar un taxi le surgió cuando estuvo en Francia. Sucede que el tipo tuvo problemas para encontrar un taxi. Entonces, en medio de los reclamos y todas las molestias, se le ocurrió la idea que lo volvería millonario en menos de 5 años.

Los más destacados especialistas en temas de innovación y creatividad han señalado que “las ideas geniales no siempre son unos chispazos de genialidad. Más bien, son visiones que se pueden estimular mediante todo un proceso.” Se apunta lo siguiente: “las ideas creativas no surgen de manera espontánea, sino que son fruto de una cadena de asociaciones y conexiones que se han ido desarrollado en nuestra mente durante un tiempo considerable.” Entonces la pregunta es: ¿cómo desarrollar esas asociaciones y conexiones?

He aquí algunas pistas:

#1. Conocimiento: Se sabe que mientras más conocimientos tenga una persona, tendrá más capacidad para enlazar las situaciones, los momentos, e interpretarlos para diseñar un futuro. El conocimiento es poder potencial…

#2. Viajar: Es un modo de experimentar nuevos mundos, nuevas culturas. Los ojos de un turista son, por lo general, ojos de asombro. Ver lo que hay en otros lugares y cómo se hacen las cosas, es una poderosa manera de dar pie a la creatividad.

#3. Ser un observador: Las ideas creativas suelen venir de las mentes curiosas. Una mente curiosa es una mente observadora. Les presta atención a los detalles. Lo que otros pasan por alto, el observador lo estudia, lo relaciona.

Hablemos de dos ejemplos:

LA PENICILINA: El antibiótico más utilizado en el mundo, y el que ha salvado más vidas humanas, es la penicilina. Su historia es bien curiosa: En 1928, un Dr. salió del laboratorio del Hospital St. Mary para irse de vacaciones. El Dr. dejó todo desordenado, y había bacterias en las placas que se estaban analizando.   Cuando el Dr. regresó, a los 15 días, descubrió que en muchos de sus platos había crecido moho. Al querer lavarlos y ordenarlos notó algo extraño: El moho azul-verde que crecía en ella parecía haber acabado con las bacterias. Ese Dr. fue el bacteriólogo británico y Premio Nobel Sir Alexander Fleming.

LOS TELEFONOS PRE-PAGO: Pocos saben que el concepto de “prepago” nació en México. Los altos ejecutivos de Telmex tenían una junta en la que discutían una crisis de ventas. Al parecer las ventas iban cuesta abajo.  De pronto Carlos Slim los escucha y les dice: “Oigan, así como hay el plan Gillette y tu compras tus rasuradoras y tus navajas, ¿pues por qué no lo hacemos con los celulares? Tu compras tu teléfono y lo vas recargando.” Otra anécdota interesante es cuando Carlos Slim lleva el internet a México. Los ejecutivos apenas habían vendido 150 mil paquetes y estaban felices. Están locos – les dijo Slim. Eso no es nada, ¿qué les pasa? Este producto es de millones y millones.

Todas las computadoras que hay en los hogares de México ya están conectadas, le respondió uno de sus ejecutivos. Ya se acabó el mercado.

¿El problema es que no hay computadoras? ¿Y por qué no hay? Pregunta Slim.

Porque cada computadora cuesta mil dólares y muchas personas no la pueden pagar, respondieron.

¿Y qué tal si las vendemos en el recibo Telmex, en plazos? Preguntó Slim, dándoles la solución. Y así, Telmex, sin querer, se volvió en el más grande vendedor de computadoras.

Señores, en medio de la crisis surgen las oportunidades. Solo es cuestión de estar despiertos.

Previous post

No puedes ayudar a quien no quiere ser ayudado. Debes respetar su proceso.

Next post

Tarde o temprano la disciplina vence a la inteligencia

Juan Carlos Atoche