Saltar al contenido

Las trampas mortales que te impiden tener dinero y éxito en los negocios

Lo primero que debes hacer para entender este tema, es comprender lo que es un paradigma. ¿Y qué es un paradigma? Un paradigma es un mapa, un conjunto de creencias sobre un tema en particular. ¿Qué tan importante es un paradigma? Imagina que te encuentras en una ciudad peruana y quieres ubicarte en esa ciudad, pero tienes un mapa de una ciudad mexicana.

¿Podrías encontrar tu ubicación en Perú con un mapa de México? Lo mismo sucede con los paradigmas, son mapas, los paradigmas equivocados nos retrasan. La solución está en cambiar de paradigma. Cambiar de mapa, cambiar de creencia.

En este artículo te presentamos 3 historias que te ayudarán a ver las cosas desde otra perspectiva.

El balde de cangrejos:

Los cangrejos tienen mucho parecido a los humanos. Por lo general los pescadores meten a los cangrejos en un balde sin tapar. ¿Por qué? Los mismos cangrejos se ocupan de que ninguno salga del balde. Cuando uno de los cangrejos intenta escapar, viene otro y le engancha hasta el fondo. Y así sucesivamente, unos a otros se impiden salir del balde.

Traducido a los humanos, hay gente que tiene una idea interesante y empieza con el tanque lleno pero el pesimismo de su entorno hace que la idea no despegue. Utilizan frases como: “Tal persona ya lo hizo y le fue mal, terminó peor”. Y es como el paradigma de los cangrejos, ninguno sale del balde, el pesimismo de otros hunde al que quiere salir del balde.

La solución a este paradigma es cambiarlo por uno donde hagamos sinergia. Donde 1+1 no es 2, sino 10, 20 o 30. Eso es sinergia.

Los monos y los plátanos:

Hace un tiempo unos científicos hicieron un experimento con unos monos. En un cuarto había 4 monos y en la esquina del cuarto una escalera con unos plátanos al final de la escalera. Cada vez que los monos iban por los plátanos los científicos ponían trampas en la escalera, como cosas resbaladizas o les echaban agua. Así los monos no llegaban a los plátanos y bajaban de la escalera.

Al rato, los científicos ponían un nuevo mono en el cuarto, y lo primero que hacía el mono es ir por los plátanos. Pero esta vez los científicos no ponían trampas, sino que, los monos antiguos, fueron regados en un comienzo impedían a los nuevos ir por los plátanos. Les daban una paliza al nuevo y como consecuencia, no iba por los plátanos. Los científicos probaron poniendo un par de monos más y sucedió el mismo efecto. Cada vez que un mono intentaba ir a por los plátanos, el resto les pegaba.

Los nuevos monos no sabían por qué el resto les pegaba cada vez que iban por los plátanos, no experimentaron el chorro de agua y las trampas en el camino. Solo adoptaron la conducta de los monos de un comienzo.

Esto sucede muchas veces en la sociedad actual, no preguntarse el porqué de las cosas, solo hacerlo porque así se hicieron hace mucho y se vienen haciendo. Muchas veces cuando intentas nadar contracorriente suceden este tipo de cosas, los “monos veteranos” te dicen que no debes hacerlo sin razón alguna. Lo importante aquí es preguntarse el ¿Por qué? De las cosas.

Las ranas:

Se dice que la rana tiene una piel que se adapta al ambiente que maneja. Por ejemplo, si pones a una rana en una olla de agua fría y poco a poco vas incrementando el calor / fuego de la olla, esta no se dará cuenta de que la temperatura subió poco a poco y terminará cocinada.

Esto se ve en el día a día de las personas, viven sin sentido, cómodos en una olla de agua caliente y cuando la temperatura sube se dan cuenta de que están en una trampa y terminan por resignarse. La clave es saltar de la olla antes de que la temperatura suba.

Comentarios

Latin Money

menú