Saltar al contenido

Lección Bíblica sobre el poder de tus palabras

“Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad”. Juan 17:17

La Biblia siempre nos advierte de la importancia y el poder que tienen muestras palabras.

No sólo los libros de Napoleón Hill o la película El Secreto que habla de la Ley de la Atracción, son pruebas fehacientes del poder de nuestras palabras.

Una madre que se sentía víctima de los atropellos continuos de hijos que no la honraban, repetía constantemente estas frases a sus vástagos mayores:

“He de morir algún día por culpa vuestra”, “Al cementerio me llevarán cuando muera de un derrame causado por las cóleras que me dan”

¿Saben ustedes de que murió?

Exactamente, declaró con sus labios la sentencia de morir de un derrame cerebral. Y eso pasó.

Existen personas que parecen un imán de calamidades, repetidas veces declaran ser pobres y creen que esto es un designio de Dios.

Para ser honestos, no es así, es un designio salido de nuestros propios labios.

Culpan a los demás de sus carencias económicas y emocionales, pero nunca hablan de la abundancia de la creación.

Esto encierra la clave del éxito que Dios nos dio, Él nos envió a ser felices, pero al decir palabras y frases de queja y derrota, pues eso será lo que atraeremos.

Agradecer, declarar que la vida está llena de oportunidades, que tu boca exprese la prosperidad tuya y de los demás, es poner tu vida en la dirección correcta, ya que así el universo que Dios rige, sabrá exactamente qué es lo que anhelas.

Jamás olvides que todo lo que dices con los labios, tiene poder, sin saberlo estás profetizando tu futuro.

Comentarios

Latin Money

menú