Mentalidad Empresarial

5 Lecciones de vida que podemos aprender viendo El Chavo del 8

Chavo es un programa increíble, que atraviesa generaciones. A pesar de su primer episodio haber salido al aire el 20 de junio de 1971, el show todavía logra ser pertinente, divertido y actual.

Por supuesto que una serie tan especial nos proporcionaría algunas reflexiones que veremos a continuación:

#1. La perfección no existe.

Una de las cosas más lindas en el Chavo del 8, es que todos los personajes son humanos y poseen defectos: Doña Florinda es agresiva, don Ramón es un perezoso, el profesor Girafales es egocéntrico, la Chilindrina es manipuladora, Quico es presumido… y así sucesivamente.

Pero a pesar de las fallas evidentes, todos son buenas personas y demuestran grandes gestos en varios episodios.

Chavo nos recuerda que necesitamos tolerar los defectos ajenos, y también a no desanimarnos con nuestros propios defectos. Todos podemos mejorar, pero la perfección es algo imposible. Los defectos no nos hacen malas personas.

#2. Salir de ese círculo vicioso.

Los episodios suelen repetir un mismo círculo vicioso: el Chavo golpea a Quico, Quico se lo cuenta a doña Florinda, Doña Florinda deduce precipitadamente que la culpa es de don Ramón y golpea a él, don Ramón culpa al Chavo y lo golpea.

Y así la vida sigue, sin que ninguno de los personajes consiga romper esa corriente.

Todo el mundo tiene sus propios círculos viciosos y sólo conseguimos acabar con esos paradigmas controlando nuestros impulsos y rutinas.

#3. Siempre podemos aprender de los demás.

Don Ramón es uno de los personajes con el menor grado de estudio formal en la serie, pero enseña las más bellas lecciones. Todos los personajes centrales pasan alguna moral en cierto momento.

El Chavo del 8 nos recuerda que todo el mundo sabe algo más que el otro. Necesitamos tener humildad para reconocer y aprender.

#4. Más que hablar, poner en práctica.

En un episodio del Chavo del 8, el profesor Girafales está mostrando a Doña Florinda y Quico los dibujos que los alumnos hicieron. Uno de los dibujos está en blanco, entonces el Chavo dice que ese es su desayuno de todas las mañanas. El profesor Girafales se pone triste y hace un discurso emocionado sobre cómo es terrible la realidad de las personas que no tienen nada para comer, mientras todos allí concuerdan y se devoran las galletas traídas por Doña Florinda delante del Chavo, que está hambriento viendo cómo se las devoran y no gana ninguna galleta.

Esta es una de las escenas más inteligentes de la serie y nos hace pensar la distancia entre las palabras y las acciones.

#5. Para resultados diferentes, haga cosas diferentes.

En todos los episodios donde aparece don Barriga, él siempre surge con una estrategia parecida para evitar los golpes del Chavo y la historia siempre se repite: don Barriga recibe un golpe, sin conseguir huir de su destino.

A pesar de usar artificios diferentes, la lógica que usa siempre es la misma. Entonces, para tener un resultado diferente es necesario hacer las cosas de una manera diferente.

Previous post

Así administran los ricos su dinero

Next post

¿Conoces el secreto para alcanzar el éxito del Rey Salomón? Aquí te lo contamos

Latin Money