Mentalidad Empresarial

Lo que nos enseña el país más pobre del mundo

No eres pobre por lo que tienes en tus bolsillos, eres pobre por como vives, como piensas, por tu mentalidad. Cambia la mentalidad, cambia la realidad.

Según los datos oficiales de la ONU, uno de los países más pobre del mundo es la República Democrática del Congo, un pequeño país africano en el que, a juzgar por los datos, más del 95% de las familias viven con menos de un dólar al día.  Si continuamos evaluando la lista de los diez países más pobres, nos encontraremos que la mayoría de ellos se encuentran ubicados en África, un continente por demás rico en recursos naturales.

Se dice que hay una pequeña anécdota de un profesor que trabaja de explicar a sus alumnos la diferencia entre países pobres y países empobrecidos. ¿Cuáles son los dos países más pobres del mundo? Preguntó el maestro. Los alumnos respondían que “Haití”, otros decían que era algún país africano. El profesor escuchaba y luego dijo:

“Dos de los países más pobres del mundo son Japón y Suiza. Ellos son países pobres, pero se han enriquecido.”

Luego el maestro dijo: “En América Latina nos ha sucedido al revés… somos países ricos, pero nos hemos empobrecido. La riqueza, señores, no son los recursos naturales. La riqueza es la mentalidad de un pueblo.”

Naturalmente – agregó el maestro – la mentalidad de un pueblo tiene que ser promovida, desarrollada y fortalecida. Y en esto los gobiernos tienen mucho que ver. Más que los gobiernos, las instituciones. Países con instituciones democráticas precarias, serán siempre países precarios. Países en donde los gobernantes piensan más en las próximas elecciones que en las próximas generaciones, o países en donde los ciudadanos eligen a quien le regala algún polo, son países que repiten el ciclo de la pobreza.

No dejes que la maldición de los recursos naturales llegue a su vida. Su país puede estar en la pobreza, pero usted no. Las cifras pueden indicar que en su país hay pobreza, pero el mejor modo de que usted contribuya a su patria es prosperando. Dice una frase: “la mejor forma de ayudar a los pobres es no siendo uno de ellos.”

Previous post

Ser positivo no significa vivir desinformado

Next post

Tu palabra es tu firma… así piensan los hombres de negocios

Latin Money

Latin Money