Categorías: Mentalidad Empresarial

Lo que nos mantiene atados a la pobreza es nuestra creencia

Cambia tus creencias, y tu vida cambiará.

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. A mí, al igual que a otros niños, nos llamaba la atención el elefante… un animal inmenso, que proyectaba una fuerza descomunal y al mismo tiempo era tierno…

El elefante era el animal más grande del circo…  rara vez se molestaba… era obediente, pacifico. A veces me daba pena ver su mirada triste….

Sobre todo, me daba pena ver que después de las actuaciones y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante solamente quedaba sujetado por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavadas a una pequeña estaca que había en el suelo.

La estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que el elefante, que es capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo pregunté a mi abuelo.  Abuelo, abuelo… ¿por qué el elefante no sale huyendo?

Le pregunté a todos, a mis profesores, a mis papás, a mis tíos, a mis primos y a mis amigos, por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

Planteo esta reflexión con mucha tristeza por el Elefante y por el maltrato que sufren los animales… pero también esta historia es para cuestionar nuestras creencias. Muchos de nosotros somos como el elefante. No estamos atados con una cadena, pero tenemos CREENCIAS que nos impiden volar. Muchos hemos crecido en entornos de pobreza, nos han rechazado, nos han dicho que no podemos, que no somos inteligentes, que no somos capaces… Y ENTONCES NOS HEMOS CREÍDO ESAS PALABRAS y ahora ya no lo intentamos. Nos hemos conformado, hemos caído en nuestra zona de confort…

¿Qué es lo que te impide crecer?

¿Crees que no puedes porque tienes una deuda? ¿Una deuda es la cadena que no te deja volar?

¿Crees que no puedes porque te falta un título?  ¿Crees que porque no fuiste a la universidad no vas a poder llegar lejos?

¿Crees que eres muy joven o muy viejo? ¿En serio crees que la edad define lo que puedes lograr?

Lo que nos mantiene atados a la pobreza y a la mediocridad, SON NUESTRAS CREENCIAS.

Vives en una relación infeliz, con una pareja toxica, y a pesar de que intentas llevar la fiesta en paz, no se puede… entonces te quieres separar, pero te detienes porque no sabes qué va a decir la gente.

¿Qué va a decir la gente? Esa es una de las preguntas que más daño nos hace… Y ES UNA CREENCIA.

Cambia tus creencias y tu vida cambiará…

Latin Money

Deja un comentario

Entradas recientes

17 Frases de padres que dejan una enseñanza profunda

Nuestros padres nos han dejado valiosas lecciones que valen recordar. Para los niños, los padres son modelos a seguir. Una figura que…

12 horas hace

Nunca fue suerte, siempre fue Dios

Él siempre nos acompaña, en cada momento. Muchas personas a menudo están muy felices si experimentan un destino afortunado. “Por…

12 horas hace

Dios, gracias por todo lo que has hecho por mi

“Cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana”. Para otros, es: “Cuando el mundo cierra una puerta, Dios abre otra”. Una…

12 horas hace

Cuando llenas tu mente de pensamientos positivos, tu vida cambia

Los últimos avances en la ciencia nos lo demuestran: ¡nuestros pensamientos tienen un impacto físico en la realidad! ¿Por qué…

13 horas hace

En esta pandemia se supo: quien es amor, quien es amigo, quien es tu familia

La pandemia de coronavirus es un desastre para el mundo, pero podrían surgir algunas cosas buenas o al menos interesantes.…

13 horas hace

Dios no da dinero, Dios da sabiduría para levantar un negocio

Si Dios es su padre, piense como hijo de un Rey, no como un mendigo. No piense dando pena. Tratemos…

13 horas hace