Finanzas

Los 4 hábitos que diferencian entre construir una fortuna o vivir en la pobreza

Todos queremos hacernos ricos. Realmente rico para poder vivir la vida de nuestros sueños. Pero la realización de nuestros sueños requiere mucho dinero y esfuerzo en conseguirlo.

Si no tienes dinero, no puedes realizar tus sueños. El dinero es por lo tanto indispensable.

El problema es que la mayoría de las personas nunca se harán ricas. ¿Por qué? Porque usan frases que los mantienen en la pobreza y cometen errores que los ricos evitan a toda costa.

Si quieres hacerte rico, debes adoptar ciertos hábitos.

En este artículo, compartiré 4 hábitos que te ayudarán a acelerar tus finanzas y convertirte en un maestro de la abundancia.

Aquí están:

#1. Vive dentro de tus posibilidades.

Esta estrategia es la base de todos los buenos hábitos financieros.

Vivir dentro de sus posibilidades significa simplemente gastar menos de lo que gana.

Si te estás preguntando si puedes comprar algo o no, es porque todavía no tienes los medios para hacerlo. La mayoría de las personas se endeudan para comprar bienes de consumo (automóviles, motocicletas, televisores, etc.).

El problema es que te empobrece. Cada mes, lo obliga a pagar no solo sus deudas, sino también los intereses vinculados a ellas. Sin embargo, los bienes adquiridos solo pierden su valor.

Los ricos actúan de otra manera. Se endeudan para invertir en palancas que les traerán más dinero (activos).

En la mayoría de los casos, nunca pagan sus deudas con su propio dinero. De hecho, su inversión (realizada con sus préstamos) les permite pagar sus deudas mes tras mes mientras ponen dinero en sus cuentas bancarias

Cuanto antes comience a vivir dentro de sus posibilidades, más pronto podrá alcanzar su libertad financiera.

#2. Tener siempre un presupuesto mensual.

Muchas personas están luchando para llegar a fin de mes. ¿La causa? No pueden anticipar gastos durante el mes y se preparan para ellos en consecuencia. Se ha demostrado que la mayoría de las personas que no usan un presupuesto mensual son las más endeudadas.

La mejor manera de controlar sus gastos es usar un presupuesto.

Contrariamente a la creencia popular, no es difícil establecer un presupuesto financiero. Un presupuesto puede ser simplemente una lista de todas sus facturas y gastos mensuales en una hoja, que puede establecer en función de sus ingresos mensuales.

Aquí radica una de las grandes diferencias entre ricos y pobres: la primera sería más estricta y mejor organizada a nivel financiero, especialmente al asignar una dotación presupuestaria que no debe superarse cada mes.

Y es respetando el presupuesto planificado que podrían ahorrar cada mes. Y al final, los pequeños arroyos hacen los grandes ríos.

Dejar de lado su presupuesto financiero es un mal hábito que debe evitarse a toda costa.

#3. Piense en el ahorro automatizado para una inversión futura.

Todos saben lo importante que es ahorrar dinero para lograr la libertad financiera. Pero, aun así, la mayoría de la gente tiene problemas para hacerlo.

Suena obvio, pero no mucha gente lo hace.

Sin duda tienes grandes objetivos que te gustaría alcanzar. ¿Cómo los preparas?

Todos estos objetivos requieren medios financieros y si desea alcanzarlos, ahora es el momento de prepararlos.

Después de identificar sus metas, priorice dos o tres de ellas. Luego, comienza a ahorrar dinero cada mes para su logro.

Puede crear cuentas de ahorro separadas para cada uno de sus objetivos. Esto le permite realizar un seguimiento de su progreso y resistir la tentación de aprovechar sus ahorros.

En otras palabras, cada vez que tenga una entrada de efectivo, debe ahorrar al menos un 10% antes de gastar en algo.

Pero incluso cuando lo sabemos, todavía tenemos problemas para hacerlo. La mejor solución es automatizar el proceso.

Puede pedirle a su banquero que configure una transferencia automática del 10% a su cuenta de ahorros cada vez que tenga una entrada de efectivo.

Para que no tenga que preocuparse por ahorrar su dinero debe hacerlo automáticamente.

#4. Nunca se olvide dar a los demás.

Los estudios han demostrado que usar tu dinero para complacer a otros o ayudar a otros te da más felicidad que si lo usas solo.

Pero más interesante, el retorno de la inversión es inconmensurable.

El dinero tiene que fluir, reinvertirse, usarse en otros lugares.

Al dar, no solo es importante el dinero que saca de su bolsillo, es el principio detrás de su don, es su estructura mental. Es este principio de abundancia el que marca la diferencia entre millonarios y pobres.

Un hombre pobre siempre vive con miedo de perder, un hombre pobre siempre dice que no debe dar demasiado “por si acaso”, “en caso de un golpe fuerte”, donde una persona rica tiene una actitud diferente: Espíritu de abundancia. Los pobres piensan evitar lo negativo, donde los ricos quieren crear lo positivo.

Con buenos hábitos y el correcto estado mental, el universo te cuidará en caso de un golpe y pondrá la solución en tu camino.

Previous post

¿Quiere ser más exitoso? Cásese con la persona correcta

Next post

Crecimiento personal: 10 Hábitos para ser el mejor en lo que haces

Latin Money