Mentalidad Empresarial

Los amigos te proponen negocios, no borracheras

Los amigos son los hermanos que uno elige, por eso los amigos se cuentan con los dedos de la mano: porque ellos quieren crecer contigo. Ellos disfrutan de tus alegrías y se entristecen con tus tristezas. Tu dolor, es su dolor; y tu triunfo es SU triunfo.

No obstante, la gente confunde la amistad con el compadrazgo. Ser amigo tampoco es ser un secuaz. La amistad es un valor del crecimiento. Por eso los amigos pueden divertirse juntos, pero entienden la diferencia entre diversión sana y la diversión dañina, que es la que atenta contra tu salud, contra tu bolsillo y contra tus relaciones familiares.

Un amigo no es el que se acuerda de ti los fines de semana para ir a tomar. Los amigos no son los que te buscan para “matar el tiempo.” La amistad no se hace entre copas. Amigos son los que te impulsan a crecer, los que te retan, los que te hacen ver las cosas como son.  Sin un amigo empieza un cambio positivo, de inmediato lo comenta, invita o ve la manera de que el otro también lo haga.

Observa a tus amigos: ¿cuándo fue la última vez que te alegraste porque uno de ellos logró un objetivo? ¿Cuándo fue la última vez que uno de ellos te propuso o tú les propusiste un negocio? ¿Cuándo fue la última vez que asistieron a alguna capacitación? ¿Cuándo fue la última vez que hablaron de libros? ¿Cuándo fue la última vez que alguno de tus amigos tuvo un viaje con su familia? Piénsalo, son señales de crecimiento. La vieja frase dice: “dime con quién andas y te diré quién eres.” Otra frase dice: “si te juntas con tres borrachos, tú serás el cuarto.” La influencia es muy poderosa y a menudo es subestimada. No hablamos de tener conocidos que anden en malos pasos, sino de caminar con ellos.

Si caminas con ellos, pronto sus costumbres serán tus costumbres. Y pasa lo mismo con el éxito: si caminas con ganadores, serás un ganador. Note que dice: si caminas, no dice si conoces ganadores. Caminar es codearse con ellos, frecuentar los mismos lugares, a las mismas personas, soñar sueños diferentes, pero soñar, retroalimentarse el uno con el otro. Recuerda que cualquiera puede poner dinero para unos tragos el fin de semana, pero no cualquiera pone el ejemplo para que su entorno cambie. Ahí está diferencia.

Imagen de portada: G-Stock Studio / Shutterstock

Previous post

Todo tiene solución menos la muerte

Next post

Sin clientes no hay paraíso

Latin Money

Latin Money