Consejos y Frases

Los beneficios de ir a la playa

El mar es saludable en todos los sentidos. Cuando el ser humano tiene la posibilidad de disfrutar de extensiones infinitas, se producen cambios en su percepción, en su estado emocional, y estos cambios se potencian cuando este espacio infinito tiene un movimiento rítmico.

Es por eso, que algunas personas han estado observando el mar durante mucho tiempo.

El cerebro tiene una propiedad llamada plasticidad. Esto tiene que ver con el hecho de que todo lo que experimentamos produce un cambio en su arquitectura, en mayor o menor medida. Por ejemplo, la meditación y la contemplación del mar son algunas de las experiencias que causan un cambio poderoso en nuestro estado mental.

No es casualidad que tantos poetas en el mundo hayan dedicado sus versos al mar. Esta masa gigantesca de agua crea grandes emociones y la percepción de su movimiento puede tener una fuerte resonancia en nuestro sistema nervioso.

Entonces, veamos algunos de sus efectos.

#1. El mar nos estimula. 

Ya se ha demostrado que los entornos sobrecargados con estímulos simultáneos generan mucho estrés.

Eso es lo que sucede, por ejemplo, cuando caminamos por una gran avenida de la ciudad, con muchos autos, mucha gente, muchos edificios. Nuestro aspecto encuentra cientos de estímulos al mismo tiempo y nos sentimos oprimidos.

Con el mar, sucede exactamente lo contrario. Es una gran extensión de agua, donde destacan algunos elementos: las olas, las aves marinas y quizás un pequeño bote. Cada elemento es totalmente identificable. Ante esto, el cerebro reacciona imaginando y creando. Este ambiente tranquilo nos permite gastar una buena parte de nuestros recursos generando ideas innovadoras, mientras que en lugares más desafiantes debemos compartir nuestra atención.

#2. El mar te da la misma sensación que la meditación.

El mar provoca una experiencia que involucra a casi todos nuestros sentidos. Tiene un sonido dulce y rítmico que captamos a través del oído. Al mismo tiempo, los colores azul o verde del océano son tonos suaves para la mente. El mar también alcanza el olor, con su sabor mineral y su vida.

Este conjunto aumenta las ondas alfa en el cerebro. Estas ondas son características del sueño, pero en este caso, aparecen durante las horas de vigilia porque nos enfocamos en un enfoque fijo y ligeramente variable. Es el mismo estado cerebral que se obtiene con la meditación y tiene el poder de ayudarnos a eliminar los elementos tóxicos de la mente.

#3. El mar reduce la ansiedad.

Este puede ser el efecto más visible del mar en el cerebro. El color, el movimiento y la extensión del mar tienen un efecto relajante en el cerebro y el sistema nervioso. Tenemos ante nuestros ojos un espacio completamente abierto, que se fusiona con la infinidad del cielo y promueve una sensación de tranquilidad.

Previous post

¡Conoce el placer de dar y ayudar a los demás desinteresadamente!

Next post

Consejos simples para construir un negocio junto a su pareja

Latin Money