Mentalidad Empresarial

Los empresarios ganan dinero por resolver problemas

A decir verdad, a los empresarios se les paga porque aquello que ofrecen RESUELVE UN PROBLEMA.

A los empresarios no les pagan porque sus productos son bonitos o son feos. No se les paga porque su servicio es bueno o es malo. Su ganancia tampoco es el resultado de tener las instalaciones más bonitas del planeta o al personal más capacitado del mundo. A decir verdad, a los empresarios se les paga porque aquello que ofrecen RESUELVE UN PROBLEMA.

Si tu producto o servicio no resolviera el problema de los clientes, ellos se irían a otro lado. Por más simpático que les caigas. El cliente es siempre un personaje interesado: no le importa si al final del día pierdes o ganas dinero, ellos solo quieren SATISFACER SU NECESIDAD, resolver su problema.

¿Quieres ganar más dinero? Resuelve más problemas. Busca más potenciales clientes. El mundo ha sido programado para huir de los problemas. Ante ellos, nos asustamos. Sin embargo, el verdadero empresario está convencido de que el problema es la zona de la ganancia. Problemas es la zona del crecimiento. Por eso un empresario es, sobre todo, alguien que se prepara y organiza para resolver problemas.

Un empresario conforma equipos para que ellos resuelvan problemas por él… El empresario contrata gente no para que le den más problemas, sino para que los resuelvan.

Peter Drucker solía decir que, por definición, los clientes nunca compran productos o servicios, sino SATISFACCIÓN. Una persona no compra un taladro, en realidad compra la posibilidad de hacer un hueco. No compra un auto, compra transporte. O comodidad, o Status. ¿Qué compran los clientes? Es una pregunta que nos ayuda a comprender mejor el panorama: el cliente siempre compra una solución.

¿Qué significa conquistar otros mercados? Significa que usted ha encontrado a nuevas personas a las cuales les resolverá sus problemas. Cuando su negocio está facturando más, quiere decir que esa es la recompensa por estar resolviendo los problemas de los clientes. La capacitación, la inversión en tecnología y la contratación del personal más calificado debe ayudarte a resolver más y mejores problemas. Si no tiene ese objetivo, puede que sea no una inversión, sino un gasto.

Previous post

La fábula del tonto

Next post

No estás aquí para cumplir con las expectativas de la gente sino para cumplir tus sueños

Juan Carlos Atoche

Juan Carlos Atoche