Mentalidad Empresarial

Los pobres viven de fiesta en fiesta, los ricos vivimos de proyecto en proyecto

Los pobres viven para el año nuevo, los ricos vivimos para el SUEÑO nuevo. Los pobres ven la fiesta como gasto, los ricos vemos la fiesta como negocio.

Reniegan del trabajo, no hacen negocios, huyen del dinero, reclaman descansos, se alegran con los feriados…

Es curioso: la gente con más apuros económicos es la que menos esfuerzos hace para entender y dominar el mundo de las finanzas.

Ellos quieren vivir bien, pero viven como víctimas.

Aquí tiene usted tres notables diferencias:

Los pobres viven de fiesta en fiesta, los ricos vivimos de proyecto en proyecto.

Los pobres viven para el año nuevo, los ricos vivimos para el SUEÑO nuevo.

Los pobres ven la fiesta como gasto, los ricos vemos la fiesta como negocio.

Como todo, es cuestión de perspectiva.

Me he detenido un momento para recordar lo que escribí el año pasado, en Diciembre, en días precisamente como estos: cercanos a la navidad.

¡Los millonarios no recibimos “gratificaciones”, las damos!

De plano le digo que la vida es un conjunto de celebraciones. Pero las celebraciones no tienen que ser un golpe a su bolsillo.

Y ojo: hacer negocios no significa dejar de disfrutar. Observe lo siguiente: ¿Quiénes son los que hacen dinero en fiestas? ¡LOS QUE HACEMOS EMPRESA! ¿Quiénes son los que mejor disfrutan de las fiestas? ¡NOSOTROS LOS MILLONARIOS!

El pobre dice: navidad, gasto.

Año nuevo, fiesta y gasto.

Después, el cumpleaños, nuevamente gasto.

Luego viene una fiesta religiosa y es feriado, otra vez gasto.

Llega el día de la madre, otro gasto. Luego día del padre, otro gasto.

Después otro feriado, otro gasto. Y así, los pobres viven gastando.

No decimos que dejen de disfrutar, decimos que piensen un poco. Permita que le pregunte: ¿cree usted que nació para vivir trabajando, gastando y pagando deudas?

Hay un consejo que dice: “Posterga los lujos y haz negocios, que luego esos negocios te pagarán todos tus lujos”.

Lo que usted tiene en mente gastar puede ser su capital de inicio. No es broma: existen imperios que se hicieron con centavos. Haga su negocio hoy.

Plante el árbol hoy, que mañana disfrutará de la sombra y seguirá recogiendo frutos. En el mundo de las finanzas sólo hay dos cosas: ganas o pierdes. En materia económica eres más consumidor que productor o más productor que consumidor. Terminas en azul o en rojo. Haces negocios o contigo hacen negocio.

Suena duro, pero es lo que hay. Ganar o ganar, no hay más.

 

Previous post

Los consejos que todo padre debe darle a su hijo

Next post

Más importante que el dinero que ganas, es la persona en la que te conviertes en el proceso

Latin Money

Latin Money