Mentalidad Empresarial

Menos tesis y más clases de liderazgo; así quiere Carlos Slim la educación universitaria

“Yo buscaría dar algunas clases elementales de liderazgo, porque el ingeniero, sobre todo el constructor o el que tiene a su cargo planeación, necesita tener ciertos elementos de liderazgo para hacer que las obras se realicen bien”, indicó el magnate mexicano.

En las universidades, los estudiantes, sobre todo de la carrera de ingeniería, son evaluados de manera constante y rigurosa durante todo el tiempo que dura la carrera, la cual consta de casi cinco años. Entonces, la pregunta cae de madure ¿para qué se les pide a los estudiantes una tesis?

A este razonamiento llegó el empresario e ingeniero Carlos Slim Helú al ser consultado sobre las formas de cómo mejorar la educación de los ingenieros civiles, motivo por el cual, pidió que se prohíba pedir exámenes profesionales a través de tesis a estudiantes universitarios.

Para Carlos Slim, el hombre más rico de México y uno de los más ricos del mundo, es mejor que se impartan, sobre todo en la facultad de Ingeniería de la máxima casa de estudios, algunas clases de liderazgo que ayuden a los profesionales de esa materia a llevar por buen camino la conclusión de sus proyectos.

“Yo buscaría dar algunas clases elementales de liderazgo, porque el ingeniero, sobre todo el constructor o el que tiene a su cargo planeación, necesita tener ciertos elementos de liderazgo para hacer que las obras se realicen bien”, indicó Slim.

Una persona que enseña con el ejemplo.

Al comenzar un negocio, Carlos comenzó haciendo construcción de negocios. Armado con la educación que su padre le dio cuando era niño, Carlos logró convertirse en uno de los empresarios más grandes de México cuando solo tenía 28 años. El padre de Carlos Yusuf Salim, quien es de ascendencia libanesa, emigró a México porque había inestabilidad militar en su país y lo obligó a emigrar a un país lejano.

La habilidad comercial de Carlos se obtuvo cuando su padre comenzó un negocio de tienda de ropa. En lugar de jugar mucho, Carlos pasó más tiempo ayudando a su padre a desarrollar el negocio. Como resultado, la tienda creció rápidamente y los productos básicos de la familia mejoraron. 

Además de aprender de negocios directamente de su padre, Carlos también recibió educación a nivel de licenciatura. Tiene un título de ingeniero civil de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1961, y tal vez por eso comenzó su negocio en el campo de la construcción.

Al ver crecer su negocio, Carlos se aventuró a abrir una nueva empresa en otro campo. Entre ellos abrió un negocio en el sector inmobiliario, minería y el negocio de la impresión.

 

Fuente: Forbes México

Previous post

Amigos Intocables, una película que nos enseña a romper las limitaciones

Next post

El que todo agradece, todo merece

Latin Money

Latin Money