Mentalidad Empresarial

Mentalmente fuertes, trabajadores y muy perseverantes: así son los ganadores

El común de las personas piensa que el éxito es suerte, un accidente o una cuestión del destino. Pocos son los que reconocen el valor del esfuerzo, del compromiso y la entrega.

El éxito no es algo que nosotros debemos esperar, es algo que nosotros debemos GENERAR, por eso es importante comprender la mentalidad de las personas exitosas:

#1 La Inteligencia no es decisiva: Si hay algo que no sabes, lo puedes aprender. Si hay algo que no dominas, lo puedes dominar. Incluso puedes rodearte de los que sí saben. Puedes contratar a los expertos, a los profesionales. Por eso la inteligencia, en el entendido académico e intelectual, no es decisiva. Aquí lo que importa es la inteligencia en el sentido práctico: Es la capacidad para resolver problemas.

#2 El Compromiso es Decisivo: Nada, absolutamente nada, puede reemplazar Al compromiso. El compromiso es personal: del mismo modo que nadie puede alimentarse por usted, nadie puede comprometerse por usted. El compromiso es la madre de la perseverancia, de la disciplina. Cualquier precio a pagar será pequeño siempre y cuando el compromiso sea grande.

Dicho eso, es importante que usted sepa que las dos condiciones más importantes para el éxito de una persona son las siguientes:

  • Consistencia: Consistencia es hacerlo seguido, todos los días. Nunca detenerse. Los campeones no saben de domingos, ni de cumpleaños, ni de feriados…ellos se dedican a entrenar. Entrenan y entrenan. Pongamos un ejemplo de consistencia: No es importante que leas 5 minutos al día…es importante que leas 5 minutos al día, TODOS LOS DÍAS. Eso es lo que cuenta.
  • Resistencia: No hay resultados rápidos, resultados verdaderos toman tiempo. Son consecuencia de un proceso. Del mismo modo que un campeón puede pasar 4 años entrenando para una competencia que dura 10 segundos, un empresario puede pasar dos o más años levantando una empresa sin ver ganancias grandes. Lo que importa en el éxito es resistir hasta que llegue. ¿Puedes resistir? ¿Puedes mantenerte al frente sin ver resultados? ¿Puedes aguantar el hambre? ¡Resistencia!

Muhammad Alí fue un campeón de boxeo. Una vez fue entrevistado y allí relató una anécdota personal: estuvo entrenando al lado de 3 muchachos que, al igual que él, se preparaban para una pelea. El punto es que dos de esos muchachos abandonaron su entrenamiento porque lo consideraban “muy agresivo.” Entonces Alí dijo esto: “Los que nos quedamos no éramos más fuertes que los que se fueron, no éramos más talentosos, solo fuimos más comprometidos. Sobrevivimos al brutal entrenamiento. Creo que esa es la palabra: somos sobrevivientes. Un ganador es un perdedor que nunca se rindió.”

Previous post

Si quieres hacerte rico tienes que dejar de trabajar por dinero y debes empezar a construir activos

Next post

Ningún sueño es muy grande, y ningún soñador muy pequeño

Juan Carlos Atoche

Juan Carlos Atoche