Consejos y Frases

Multimillonarios como Jeff Bezos y Mark Cuban viven de acuerdo con esta filosofía antigua

Es muy importante para nuestro crecimiento, ya sea espiritual o en los negocios, mantener siempre la humildad, esta es para muchos la clave del éxito.

Muchos millonarios tienen muchas cualidades que los caracterizan y los hacen tener algunas similitudes, por ello, siempre es importante saber algo más de ellos, sus secretos y forma de vida nos sirven para imitarlos y buscar también el éxito empresarial.

Los empresarios mencionados en el título del artículo, practican en sus vidas una filosofía muy antigua, llamada “estoicismo”.

Estoicismo se le denomina a la doctrina filosófica que practica el dominio de las pasiones que perturban la vida, poniendo por delante la virtud y la razón.

El propósito de esta filosofía, es alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de las cosas materiales y la fortuna. Por lo que resalta cierta actitud moral, relacionada con la fortaleza y la ecuanimidad en el carácter.

La antigua filosofía del estoicismo sigue viva y es utilizada por los más ricos y poderosos, porque tener riqueza no significa que necesitemos manejar autos de lujo ni usar ropa cara. Tal como lo puso el inversionista y emprendedor Tim Ferris, la filosofía estoica es “un conjunto de reglas simples e inmensamente prácticas para obtener mejores resultados con un menor esfuerzo”.

Por ejemplo, tenemos a Warren Buffet, CEO de Berkshire Hathaway, quien es conocido por su estilo de vida austero. Según la CNBC, nunca paga más de $3.17 dólares por su desayuno y sigue viviendo en la misma casa que compró en 1958 por $31,500 dólares (unos $260 mil dólares actuales).

Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, es la octava persona más rica del mundo con un valor estimado de $58.7 mil millones de dólares según Bloomberg. Durante más de 20 años, Kamprad manejó el mismo Volvo 240 GL modelo 93. Se deshizo de él cuando su hija lo convenció de que seguir manejándolo era peligroso.

También está Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, él maneja un Acura TSX negro, un auto valorizado en $30 mil dólares. Él dice preferir este auto porque es “seguro, cómodo y nada ostentoso”.

¿Por qué gastan tan poquito dinero estos tres multimillonarios? Porque en lugar de enfocarse en lo externo se enfocan en las cosas que realmente importan. Adentrémonos más para descubrir lo que realmente les importa a estos millonarios.

Vive con lo necesario.

Lebron James tiene un valor neto de unos $440 millones de dólares, pero en lugar de pagar suscripciones costosas, usa Wifi gratuito y servicios de música gratuitos como Pandora. Tres Burke, jugador de la NBA para los Knicks de Nueva York, gana un millón de dólares al año, pero se asignó a sí mismo un presupuesto de $5,000 dólares mensuales para vivir.

Igual que Buffet ha sido feliz en su misma casa durante 60 años, James y Burke han cultivado hábitos que les permiten vivir con menos de lo que ganan para enfocarse en lo que realmente les importa. Simplemente son millonarios. Tener claro qué es lo que valoran en el mundo los libera totalmente de sus posesiones. Si lo perdieran todo seguirían teniendo lo que es importante para ellos: su felicidad.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, construyó toda una cultura alrededor de la austeridad y el control. ¿Por qué? “Pienso que la austeridad motiva la innovación, al igual que otras limitaciones” dijo. “Una de las únicas formas de salir de una caja es inventando tu propio camino hacia afuera”.

Mark Cuban, multimillonario inversionista en Shark Tank EU, conoce el poder de la austeridad. “Entre más te estreses por las cuentas, más difícil es enfocarte en tus objetivos. Si vives con menos tienes más opciones”.

Marco Aurelio vendió todos los muebles de su palacio para saldar la deuda que estaba acabando con él y con su pueblo. Recuerda que entre más cosas queramos, menos podemos enfocarnos en lo que realmente importa: la felicidad, la libertad y el poder de vivir una buena vida.

Jamás temas al fracaso, pues sobre él se forma el éxito.

Los multimillonarios como Mark Cuban y Warren Buffet no creen saberlo todo y por eso son lectores y aprendices voraces. Ser humildes y saber que no lo sabemos todo son grandes factores para el éxito.

Epicteto (y todos los profesores de la universidad hoy en día) se asombraba con los estudiantes que querían aprender y que a la vez creían saberlo todo. Y esto lo ves con muchos emprendedores. Tal como lo dijo Sócrates, “Solo sé que nada sé”.

El multimillonario e inversionistas George Soros dice que “Una vez que nos demos cuenta de que el entendimiento imperfecto es la condición humana, no nos avergonzaremos por estar equivocados sino por no intentar corregir nuestros errores.” Y Einstein dijo “La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes”. Hacer lo mismo una y otra vez es fácil, no requiere de mayor pensamiento o entendimiento, y por eso lo hace tanta gente.

Aprende a dosificar tu tiempo.

Buffet sabe de manera instintiva que “necesitas mantener el control de tu tiempo, y eso no lo puedes hacer a menos que aprendas a decir que no. No puedes permitir que la gente cree la agenda de tu vida. La diferencia entre la gente exitosa y la gente verdaderamente exitosa es que la gente realmente exitosa dice que no a casi todo.” Cuando dices que no, estás protegiendo tu tiempo y tu energía para enfocarte en las cosas que son importantes en la vida.

Séneca dice que aunque la gente sea buena protegiendo sus propiedades físicas, somos demasiado laxos a la hora de reforzar nuestras barreras mentales. “Las cosas pueden conseguirse de nuevo, sigue habiendo muchas cosas allá afuera, algunas incluso no han sido tocadas por el hombre. ¿Pero el tiempo? El tiempo es nuestro bien irremplazable y no podemos comprar más.”

No olvides aplicar en tu vida estos tres principios básicos, no solo te ayudaran a tener estabilidad financiera y ser un empresario de éxito, también te dará estabilidad emocional que es lo principal.

Previous post

El hombre más rico de China da 4 consejos para conseguir el éxito

Next post

“Nadie te va a recordar por tu currículum, sino por tu forma de ser”, asegura Víctor Küppers

Latin Money