Subscribe for notification
Categorías: Desarrollo Personal

No corregir al hijo es no quererlo. Amarlo es disciplinarlo – Proverbios 13: 24

Disciplinar y amar a nuestros hijos.

La familia es el primer y principal lugar para la educación de los niños. Todos deben amar a sus hijos para crecer y tener éxito en la vida. Sin embargo, con la cultura y los antecedentes únicos, ciertamente tenemos diferentes formas de educar y criar a los niños, incluida la forma de disciplinarlos.

Disciplinamos a nuestros hijos por sus acciones, no por sus personalidades. Cuando transferimos emociones negativas con disciplina destructiva, en realidad estamos lastimando al niño personalmente. Debemos saber que la disciplina es una herramienta para suprimir el mal comportamiento de nuestros hijos, mientras que el mal comportamiento de nuestro hijo es un posible síntoma de sentimientos: “No apreciado, sin importancia, no amado”.

La crianza de un niño, generalmente está muy relacionada con la recompensa y el castigo o con aprecio y disciplina. Ningún entrenador tiene éxito sin la introducción de una disciplina. La disciplina aquí no se interpreta como una ofensiva o la violencia. La disciplina exitosa es ciertamente gentil pero firme. Sin disciplina, un entrenamiento será suelto e inútil. La disciplina producirá resultados satisfactorios en el aprendizaje.

La disciplina en realidad debe equilibrarse con elogios o apreciaciones. La disciplina que no se basa en el amor será un acto arbitrario. Hay varias razones por las cuales los padres disciplinan a los niños, que incluyen:

Rompe una promesa o miente.

No obedece.

Evade sus responsabilidades (tereas escolares, limpiar su desorden etc.).

Actúa con violencia.

Responde en forma altanera a sus mayores.

Aquí hay algunos consejos de por qué debemos disciplinar a nuestros hijos.

#1. Comprensión.

Debemos entender que los niños son únicos y diferentes, por lo que deben ser tratados de manera diferente, con la intención de disciplinarlos.

#2. La disciplina es la enseñanza.

Debemos darnos cuenta de que al disciplinar, estamos enseñando cosas buenas a los niños, no para desahogar nuestras emociones o enojo.

#3. Hágalo pensando en el amor que les tiene.

Aplicamos la disciplina porque los amamos, no porque los odiamos. Dilación cuando estamos enojados.

#4. Modelado.

Equilibre la disciplina con acciones ejemplares ejercidas por usted. La acción habla más que las palabras.

Consejos sobre cómo y en qué momento debemos disciplinar a los niños:

#1. Disciplinar a los niños cuando no estamos enojados.

#2. Disciplinar en el momento adecuado.

#3. No insulte ni lo humille.

#4. Dar el castigo o correctiva apropiado a la edad del niño.

#5. Dar opciones y alternativas.

Como dice la biblia: “No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo.” Proverbios 13:24.8

Latin Money

Deja un comentario

Entradas recientes

Padres: 14 frases que dejan una enseñanza profunda

Nuestros padres son guía y consejo para este camino llamado vida. ¿Por qué no hablar…

2 días hace

¿Cuáles son las 7 obligaciones de los hijos con padres ancianos?

Los padres juegan un papel importante en la formación de nuestras vidas. No será un…

2 días hace

Ford se une a 3M y General Electric para fabricar respiradores para el covid-19

Ford, se une a General Electric y 3M para producir miles de respiradores y ventiladores…

2 días hace

Apple dona 10 millones de mascarillas a hospitales que combaten el covid-19

El jefe de Apple, Tim Cook, dijo que la compañía ha donado millones de máscaras para trabajadores de…

2 días hace

Shakira deja de hacer perfumes para elaborar alcohol en gel

Una gran contribución de Shakira. Debido a la propagación a nivel mundial del coronavirus, distintos…

2 días hace

En Alemania dejan alimentos en la carretera para camioneros que continuan trabajando.

La propagación del coronavirus COVID-19, que aumenta día a día en la región europea, está…

2 días hace