Categorías: Mentalidad Empresarial

No haces dinero quejándote, sino pensando en hacer dinero.

Deja de hacerte la víctima, deja de hacerte el pobrecito diciendo que no te alcanza… las quejas y los reclamos no son el camino, No haces dinero quejándote.

El primer paso para empezar a mejorar es asumir las riendas de tu vida. TÚ ESTÁS AL MANDO. Tú eres responsable de tus resultados.

Ganas lo que ganas porque tú eliges ganar eso. Aceptas ese resultado. Tú decides tolerar eso. No es “tu suerte”, no es el destino, SON TUS DECISIONES.

Recuerda, lo único que puede cambiar significativamente nuestra vida son nuestras decisiones.

Un libro no cambia tu vida… tú puedes decidir cambiar tu vida leyendo un libro.

La Biblia no cambia tu vida… tú puedes DECIDIR cambiar tu vida con La Biblia.

Los hábitos no te hacen pobre… tú te empobreces con esos hábitos. Tú has decidido tenerlos.

La televisión basura no te embrutece… tú decides embrutecerte con ese tipo de televisión.

¡¡No es que ese alimento te sanó… tú decidiste sanar con ese alimento!!

No es que ese entrenamiento de educación financiera te cambió la vida… tú decidiste cambiar a partir de ese entrenamiento.

Quiero hacerme entender: cada vez que dices “ese autor me cambió, ese libro me cambió, esa medicina me sanó”, te estás poniéndote posición pasiva, estás cediendo tu poder a elementos externos…

Nada, ni nadie te cambia… No haces dinero quejándote.

TÚ CAMBIAS, TÚ MEJORAS… no te abren los ojos, TÚ ABRES LOS OJOS…

Recuerda, tú estás al mando. ¡¡Son nuestras decisiones!! ¿Qué has decidido para este año? ¿has decidido leer? ¿Qué has decidido emprender? ¿Cuánto has decidido ganar este año?
Son dos cosas, o decides tú, u otros van a decidir por ti. Otros van a decidir cuánto pueden pagarte, qué trabajos realizarás, incluso van a querer decidir tus horarios… y luego tú te pondrás en plan víctima diciendo: “es mi destino…” “así es la vida del pobre ¿qué se puede hacer?” “Dios sabe porque hace las cosas…” No, no confundas… no camufles tu falta de visión, ni te justifiques creyendo que Dios quiere que ganes poco. Dios te quiere humilde de corazón, no pobre de bolsillo. Dios te quiere libre, no sumiso. Así que decide: o haces negocios o contigo hacen negocio.
Saludos mis amigos,

¡Andamos #AlMillon y pasaditos!

Latin Money

Deja un comentario

Entradas recientes

Cuidar de los que nos han cuidado es honrar sus sacrificios y mostrarles gratitud

Proteger a aquellos que nos aman realmente y desean que nos vaya bien en esta vida, es una oportunidad para…

1 mes hace

Cuando haces algo sin esperar nada a cambio, vives para servir

Somos lo que hacemos día a día. Lo que algunos han sabido durante mucho tiempo, a otros les resulta difícil…

1 mes hace

Sé humilde y nunca te creas más que los demás… “pues polvo eres, y al polvo volverás”

Ante todo, humildad. La humildad es una cualidad subestimada que no se menciona a menudo. Es algo que se menciona mucho…

1 mes hace

La gente tóxica nunca admitirá que está equivocada

No pierda su tiempo luchando con alguien tóxico, avance. Todos hemos conocido o incluso hemos estado cerca de personas tóxicas. Lo apuñalarán…

1 mes hace

Si tienes la pareja indicada no importa los problemas, juntos los van a poder sobrellevar

Una pareja hace sinergia, resuelve problemas en equipo, suman, multiplican. En una buena relación, ambos son alentados a crecer y…

1 mes hace

Empatía es tratar a otros como quisieras que te traten a ti

“Trata a los demás como te gustaría ser tratado.” Al igual que el famoso mantra “Trata a los demás como…

1 mes hace