ActualidadDesarrollo Personal

Parásitos: cuando las apariencias engañan

No todo lo que brilla, es oro.

Parasite (Parásitos), del cineasta surcoreano Bong Joon-Ho, ha sido muy comentada en los últimos días luego de ganar el Óscar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The power of the apple 🍎 #bongjoonho

Una publicación compartida por Bong Joon-Ho (@bongjoonhoofficial) el

En la cinta se puede ver la historia de dos familias, los Park y Kim, que se unen en esta trama. Los Park, la imagen de la riqueza aspiracional, mientras que los Kim, rica en inteligencia callejera, pero no mucho más. Y ya sea por destino o casualidad se conocen y es en donde comienza la aventura.

Parásitos, que se alzó con el Globo de Oro 2020 como mejor filme de lengua no inglesa, ha recibido críticas positivas de los festivales, entre ellos, en el de Cannes en el 2019, en donde obtuvo la Palma de Oro como mejor largometraje, convirtiéndose en la primera película surcoreana en obtener el máximo galardón y la segunda asiática. Aquí una reflexión acerca de la película.

Las diferencias entre dos clases sociales.

En primer lugar, se resalta la diferencia entes las dos clases sociales, la cual es muy marcada, tal vez con el propósito de llamar aún más la atención del público. Se entiende que en un país tan avanzado en tecnología y con altos índices de riqueza, todavía exista una brecha muy marcada entre ambos estratos de la sociedad. Eso nos indica que hay mucho por hacer para ser una sociedad totalmente desarrollada, y que el dinero no es garantía de crecimiento.

Como podemos ver, la familia Kim es pobre, pero no se puede decir que esta condición sea culpa de la sociedad, tampoco se le echa la culpa a la vida, pues a mi humilde manera de pensar, existen dos razones muy marcadas para que alguien se encuentre en situaciones extremas de pobreza: la mentalidad y las circunstancias.

Pero también está el otro lado de la sociedad, los que tienen una vida más acomodada y cuentan con mayores privilegios, los millonarios. Ya sea que tengan dinero por haber trabajado toda su vida o simplemente es por una herencia familiar. En la cinta se ve que los Park, son personas algo frívolas a lo que sucede a su alrededor, sienten, aunque muchas veces sin darse cuenta, que son superiores a los demás, pues no piensan en las circunstancias por las que pasan sus empleados y las consecuencias de despedirlos. Esta familia vive una vida falsa, llena de lujos y extravagancias. Están tan cegados a lo que ocurre a su alrededor, que ni siquiera se han dado cuenta que en su propia casa se esconde el esposo de su empleada de confianza, es como si miraran por encima del hombro a todos y nos les importase más que su propio día a día.

El estado parasitario no es exclusividad de los animales.

En segundo lugar, como se ve en la película, los Kim son una familia que llega con engaños a trabajar a casa de los Park, luego de ganarse algo de su confianza, deciden vivir de ellos sin importarles las consecuencias, justamente como parásitos, que viven de otro ser vivo, incluso sin que este se dé cuenta de su existencia.

¿Cuantas veces sentimos que vivimos de alguna de las dos formas? Ya sea como los Kim o como los Park, nuestra sociedad se encuentra llena de personas así, y lo peor de todo, es que somos muy permisivos ante este hecho. Acusamos a nuestra política de ejercer una labor parasitaria, sin embargo, no miramos a nuestro entorno más cercano, o lo que es peor aún, a nosotros mismos.

En conclusión, este film de tipo comedia negra, que en un instante puede convertirse en suspenso o hasta criminal, deja un mensaje por demás directo: nuestra sociedad sigue siendo la misma y no importa el crecimiento económico, si no cambiamos primero nosotros mismos. El cambio viene de adentro hacia afuera no al revés, si no podemos reconocer esto, seremos los mismos “parásitos” durante muchos años más.

Previous post

Las mujeres poderosas se unen, las mediocres se destruyen

Next post

Si quieres acabar con la pobreza, tienes que matar tu vaca

Latin Money

Latin Money