Mentalidad Empresarial

Salomón no pidió dinero, sino sabiduría

Salomón fue un elegido de Dios, que, pudiendo elegir entre todas las riquezas de la tierra, eligió ser sabio. La solución a los problemas de dinero no es más dinero, sino sabiduría, o, en otros términos, ¡¡educación!!

Quizás, esta es la pregunta que más veces se han hecho algunos creyentes en Dios a sí mismos. En los momentos más difíciles de su vida, ¿qué le pediría a Dios si lo tuviera en frente? Definitivamente, muchos le pedirían: Dinero, amor, poder, salud, casas, larga vida, empresas, etc.

Todos piensan que la solución a los problemas está solo en lo material. Muchos creen que, por tener más dinero, al amor de tu vida o tener bienes materiales, los problemas de su vida se acabaron. La verdad es que desaparecerán solo por un tiempo, pero terminarán volviendo, ya que usted no cambió y sigue siendo la misma persona.

Una historia real sobre lo que debemos pedirle a Dios.

Quién no conoce al Rey Salomón. Él es un personaje de la Biblia del que se habla mucho. La Biblia registra que no hay nadie en este mundo que sea más sabio que Salomón. La gloria del reino de Israel alcanzó su punto máximo en el reinado del rey Salomón, y muchas cosas podemos decir acerca de Salomón, incluso su fracaso antes de su vejez.

Salomón con humildad, en su condición de rey reconoce que le falta aprender más y es por eso que le pide a Dios una sola cosa: ¡Sabiduría!

“Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto hubo esto en tu corazón, y no pediste riquezas, bienes o gloria, ni la vida de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para gobernar a Mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey, sabiduría y ciencia te son dadas; y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de ti”. 2 Crónicas 1:11-12.

Si Dios viene a nosotros y nos dice: “Puedes pedir cualquier cosa”, ¿Qué sería? Los seres humanos generalmente pedirán riqueza, posición, éxito, fama, etc. Pero recuerda, todo eso es falso.

Aprenda a ser tan sabio como Salomón, ore por sus peticiones y desee las cosas más importantes, un regalo y siempre sea un canal de bendición para los demás, no solo para nuestro beneficio personal.

De hecho, Salomón falló en consistencia con Dios, había sido engañado por sus muchos infieles, incluso atrapado en la idolatría. Pero Salomón es una figura importante para nosotros en la oración, poniendo algo bien a Dios.

¿Qué pediste en oración esta mañana? Recuerda, pídele a Dios sabiduría para ser el hijo que agrada a su Padre.

ORACIÓN: Señor, enséñanos a orar correctamente y danos tu gracia como Salomón para pedir lo justo. Perdónanos si todo este tiempo solo hemos orado por nuestras propias necesidades e intereses.

Imagen de portada: Renata Sedmakova / Shutterstock

Previous post

Ni por costumbre, ni por amor: la pareja dura por respeto

Next post

Si quieres hacer millones, empieza en casa

Latin Money

Latin Money