Consejos y Frases

Si naces pobre no es tu culpa, pero si mueres pobre sí es tu culpa

Esta frase de Bill Gates es muy acertada, podemos nacer en un ambiente de pobreza, pero podemos cambiar ese destino, todo depende únicamente de nosotros mismos.

Nuestra riqueza esta condicionada a la forma de pensar sobre el dinero. Tú no naciste con esa mentalidad, te fue impuesta, fue adquirida a través de los años, mediante patrones inducidos por desconocimiento o paradigmas enraizados.

Tuvo mucho que ver el entorno en que vivimos, nuestros padres, familiares, profesores, y hasta la religión fue un factor condicionante de pobreza.

Tú estás condenado a ser pobre si siempre recibiste este tipo de mensajes:

  • Si en la escuela siempre escuchaste frases como esta: “Estudia para que consigas un empleo decente”.
  • Si en la iglesia escuchaste frases como estas: “El dinero es la causa de todos los males”, “Es más fácil que un camello pase por el hueco de una aguja, a que un rico entre en el reino de los cielos”.
  • Si en tu comunidad escuchaste frases como esta: “Yo no soy bueno para eso”, “No quiero ser millonario, porque después me pueden robar y hasta matar”.
  • Si en tu casa tus padres decían frases como estas: “Seremos pobres, pero honrados”, “El dinero no cae del cielo”.

Todas estas frases fueron creando en tu mente limitaciones que impidieron tu camino hacia la riqueza, pensando de esa manera ¡Nunca lo lograrás!

La buena noticia es que estos patrones pueden revertirse, pueden cambiar. Lo primero que debemos hacer es “desaprender”, dejar atrás todo lo erradamente aprendido en cuanto al dinero. Y comenzar a adquirir nuevos patrones.

¿Cómo los adquieres?

#1. Edúcate financieramente, lee libros, escucha audios, asiste a conferencias.

#2. Busca mentores e imítalos, busca personas que ya hayan logrado estar donde tú quieres llegar, aprende de ellos, sigue sus consejos.

#3. Tienes que tener sueños, con los sueños bien definidos puedes establecer las metas a seguir, luego los objetivos para ir paso a paso, esto te ayudara a seguir la dirección correcta.

#4. Muévete y práctica, tienes que estar en acción, busca empleos que sean similares a los negocios que quisieras emprender y ofrécete como practicante.

#5. Cambia tu entorno negativo, trata de rodearte con personas positivas, que piensen como tú, que quieran ser millonarias. Si no puedes mudarte, entonces evita a las amistades toxicas.

Previous post

Los 5 pensamientos sobre el dinero que vacían tus bolsillos

Next post

Si no saliste en San Valentín, estás destinado a ser exitoso

Latin Money