Mentalidad Empresarial

Si quieres hacerte rico(a), tienes que ser proactivo(a)

Una mujer se quejaba por sus “desgracias” y reclamaba a Dios…

Que sus jefes no le pagaban a tiempo,

que sus hijos no ayudaban en casa

que el esposo no aportaba,

que sentía que la explotaban,

que siempre faltaba dinero

que una vez le robaron,

suceso tras suceso. Todo negativo. Entonces la mujer decía:

“¡Ay, Dios! ¿por qué siempre a mí? ¡Qué estaré pagando! Esa mujer se sentía una víctima. Y así como ella hay miles que día tras día hacen la pregunta equivocada: ¿Por qué siempre a mí?

Las cosas no te pasan porque le caes mal a Dios.

Tampoco porque eres de tal o cual signo, mucho menos porque “los demás no te apoyan”.

Las cosas pasan porque tú las estás generando. Siempre atraes lo mismo porque siempre te sientes igual: siempre te sientes una víctima, siempre te sientes “el pobrecito o la pobrecita”, siempre crees que el mundo es injusto, que los demás no piensan en ti; y siempre piensas que todo está en tu contra.

Tienes un estado de ánimo que vibra en lo adverso.

Entonces lo que hay que hacer es re iniciar la mente, virar hacia el carril de los que triunfan. Tenemos dos opciones:

#1 Hacernos la pregunta de la víctima: ¿Por qué siempre me pasa a mí?; o

#2 Hacernos la pregunta de los pro activos: ¿Para qué me está pasando esto?

Tus jefes te tratan mal y no pagan a tiempo… eso está pasando para que alces vuelo. Es momento de hacer negocios. Es momento de dejar de venderse barato…es momento de decirle adiós a los jefes y nosotros SER nuestros propios jefes.

Tus hijos no ayudan en casa… es momento de hacer que asuman responsabilidad. A lo mejor eso está pasando para que usted deje de ser una mamá gallina.

Dependes de la ayuda económica de tu pareja… es momento de prosperar de tal manera que la irresponsabilidad de otros no nos afecte.

Constantemente eres víctima de la inseguridad… es momento de crecer, es momento de cambiar de zona, de frecuentar nuevas rutas, nuevos caminos; es momento de aumentar nuestra valía personal.

Sientes que se aprovechan de tus sentimientos… la pregunta entonces es: ¿por qué siempre atraigo a ese tipo de personas? ¿Qué tengo que mejorar en mi para que eso cambie?

Mis clientes son peseteros y reclamones… entonces es momento de dejarlos ir y atraer a los clientes que queremos.

¿Para qué me está pasando todo esto?

¿Qué estoy haciendo que atrae todo esto?

¿Cuál es mi responsabilidad?

¿Qué puedo aprender de esta situación?

La gente que triunfa asume responsabilidad, asume las riendas de su vida. No anda quejándose, reclamando, sintiéndose víctima, peleando contra el mundo.

Eres responsable de tu vida, responsable de tus resultados.

REPITE: “yo estoy al mando”. “yo estoy al mando.” “yo estoy al mando”.

¡Cambie su perspectiva y todo cambia! recuerde el pasaje que dice: “aunque nada cambie, si yo cambio todo cambia…”

¡Alto el pensamiento!

 

 

Previous post

Hachiko: Una historia que muestra el amor incondicional

Next post

Dar el ejemplo no garantiza que las personas seguirán tus pasos

Latin Money

Latin Money