Desarrollo Personal

Tengo hábitos destructivos ¿Cómo los puedo superar?

Si quieres crecer debes enfrentar tus hábitos destructivos. Tienes que enfrentar tus problemas. Alguien dijo que lo que resistes, persiste.

Si te niegas a dominar un hábito destructivo, ese hábito de verdad te terminará destruyendo. Muchas veces nos hemos preguntado por el secreto de la riqueza. ¿Dónde está el secreto? ¿Cuál es la clave del éxito? El gran secreto se encuentra en nuestra rutina, en lo que hacemos día tras día. En otras palabras, en nuestros hábitos.

Todos tenemos hábitos, los ricos y los pobres. La verdad es que no hay secretos…si quieres ser rico debes tener hábitos de rico. Ahora bien, aquí viene la cuestión principal: ¿Cómo convierto mis hábitos de pobre en hábitos de rico?

Los hábitos se reemplazan. Los hábitos son como esas yerbas malas que crecen en nuestro jardín. Si tú no quitas de raíz esa hierba mala, ella crecerá y se expandirá a tal punto que terminará matando a las hierbas buenas. Lo mejor para tal caso, es expandir en las plantas buenas. Abona las plantas buenas. Ellas se van a expandir a tan nivel que la posibilidad de una yerba mala siempre será más pequeña.

De igual modo, conviene indicar de manera precisa que un mal hábito debe ser reemplazado por un buen hábito. Es la única forma de acabar con ellos. A continuación, una pequeña guía:

  • Define el mal hábito que quieres superar.
  • Enumera los pros y contras de ese mal hábito.

Date cuenta que los aparentes beneficios de un mal hábito son solo de corto plazo. Ten hacen sentir bien por un momento, pero a la larga te destruyen.

  • Detecta en qué momentos es que decides caer en el mal hábito.

(¿Justo cuando estás ansioso es que te dan ganas de fumar? ¿Gastas demasiado justo cuando quieres sorprender o quedar bien con una persona?)

Los malos hábitos debemos irlos reemplazando uno por uno. Paso a paso. Así que no te desesperes. Según Stephen Covey, un hábito es la intersección de tres elementos: conocimiento, capacidad, deseo.  Así que si vamos a crear nuevos hábitos debemos saber cómo desarrollar esa nueva actividad (tener el conocimiento). Luego debemos poder hacerlo. Tenemos que tener la capacidad. Y finalmente, para que empecemos a desarrollarlo debe existir voluntad. Fuerza de voluntad. ¿Quieres empezar a practicar algún deporte? ¿Sabes cómo hacerlo? ¿Puedes hacerlo? ¿Quieres hacerlo? Allí puede estar tu nuevo hábito.

Previous post

Las dos costumbres que te mantienen en la pobreza

Next post

Trabaja de tal manera que puedan copiarte, pero jamás superarte

Latin Money

Latin Money