Saltar al contenido

Una breve historia que define la diferencia entre pobreza y riqueza

Cuando hablamos de pobreza mucha gente piensa que eso se debe a sus raíces, a la falta de dinero o de oportunidades, ¡mentira!

Pero si realmente estudiamos la pobreza en el fondo es la consecuencia de una cierta manera de pensar, veamos la siguiente historia.

Imagine que usted es un minero pobre y un día se pone a escavar con las manos y encuentra una pepita de oro. Usted tiene mucha hambre, pero en lugar de gastar en comida se compra una pala y sigue cavando hasta que encuentra varias pepitas de oro.

Luego se da cuenta que está harto de ir caminando hasta donde escava y entonces le entran ganas de comprarse una bicicleta, pero en vez de eso hace un esfuerzo extra y se compra una excavadora.

Usted continúa excavando y encuentra más y más pepitas de oro. Ahora quiere comprarse una casa, pero en lugar de ello invierte en más excavadoras y otros equipos. Sigue excavando hasta que encuentra una mina de oro…

Y ahora con una mina de oro usted se compra el carro de sus sueños, la casa que siempre quiso, viaja y, en general, vive como quiere y no como puede.

Ahora piense en otro caso. Piense en un muchacho pobre que va caminando por un descampado y también se encuentra una pepita de oro. Lo primero que piensa el muchacho es que ESO ES SUERTE. Él dice: “que suertudo que soy.” Luego vende la pepita y se compra una bicicleta, se compra ropa y saz… de pronto no hay pepita, no hay dinero.

La riqueza no es un misterio. Todo consiste en invertir y reinvertir. Los judíos tienen una frase muy buena que dice “Invierte lo poco hasta conseguir lo mucho.” La gente que quiere crecer, INVIERTE. La gente que no sabe lo que quiere, se come el capital.

Gracias Club de Millonarios

Comentarios

Latin Money

menú