Consejos y Frases

Una clave del éxito es quitarnos las etiquetas

Escuché que una clave del éxito es quitarnos las etiquetas que la gente ha puesto sobre nosotros. Esas etiquetas no definen nuestro futuro, pero es lo que hemos estado creyendo.

Son etiquetas que se han ido instalando en nuestro subconsciente porque las escuchábamos desde pequeños, a veces como palabras no tan ofensivas o en tono bien intencionado. Esas etiquetas son:

  • “no eres bueno para los negocios”
  • “tú eres malo para eso”
  • “tú eres irresponsable”
  • “eres gordo”
  • “que feo que eres.”
  • “eres bruto”
  • “no sirves para las matemáticas.”
  • “eres bien lento”
  • “te demoras mucho para entender.”
  • “no hablas bien”

Puedes quitarte esas etiquetas y recordar que tu futuro no está en la boca de la gente, sino en lo que decides creer. Si tú crees que puedes MEJORAR, tú vas a mejorar. Si tú crees que eres bueno, serás bueno. Si tú crees en ti, nuevas puertas se te abrirán. Recuerda que esto está escrito en el libro de Marcos 9:23 “Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.”

 

No dice que al que sabe más, le es posible. No dice que al que tiene más le es posible. Dice: “AL QUE CREE, TODO LE ES POSIBLE.” ¿Puedes creer en ti? ¿Puedes creer en tu desarrollo? Los errores del pasado, los tropiezos, las fallas, las caídas…no te definen, solo te enseñan. A veces esas palabras que nos han dicho, incluso nuestros padres, son limitantes.

Escuché a un padre que le decía a su hijo: “eres malo para las matemáticas.” Más allá escuché a un padre con un enfoque diferente. Le decía a su hijo: “tú eres bueno, solo te falta practicar…”  Dos mensajes distintos, crean dos realidades distintas. Etiquetas: a uno le decían que era malo, y al otro le decían que era bueno.

Tienes que quitarte esas etiquetas y reemplazarlas por las que tú decidas. Recuerda que tienes que construirte a ti mismo, tienes que forjar la persona que quieres ser. Cada ser humano es dueño de su destino y arquitecto de su porvenir: no eres lo que te han dicho, eres lo que decides ser.

Previous post

El “amor al dinero” es la raíz de todos los males, NO el dinero

Next post

Así negociaba Salomón, el hombre más rico del mundo

Latin Money

Latin Money